sábado, 14 diciembre 2019
06:02
, última actualización

La Ley de GA-GA

La SAbiduría GAnadora es la genuina impulsora de las generaciones verdaderamente triunfadoras

María Graciani m_graciani /
08 jul 2017 / 23:52 h - Actualizado: 08 jul 2017 / 21:27 h.
  • La Ley de GA-GA
  • La Ley de GA-GA

La Ley de qué? ¡de GA-GA!, no, no es la cantante, es una fórmula que hará de cada uno de los días de tu existencia (personal y profesional) algo impresionante, te transformará en el mejor acompañante de la condición humana y propiciará que tu mente y tu alma estén más sanas. La Ley de GA-GA es un contundente: «¡yo GAno-tu GAnas!», así es como el buen ejemplo cala, el ánimo es capaz de parar todas las balas, a los beneficios (tangibles e intangibles) les salen alas y vuelan bien alto para que el progreso humano, profesional y social dé un importante salto: ya no se trata de mi triunfo o de tu triunfo sino de nuestra colectiva victoria, de este modo dejamos nuestra original huella en la historia y contribuímos a crear las más brillantes trayectorias. Tal y como dice el refrán, «se recoge lo que se siembra» y para cosechar hay que cultivar (curiosamente, «ganar» viene del germánico «waidanjan» que significa «cosechar»); un buen cultivo te hará sentir más vivo, se traducirá en la cosecha de buenos amigos y con su colaboración rebasarás expectativas, logrando mejores objetivos.

La Ley de GA-GA da lugar a la mejor SAGA que hará que Star Wars se quede en bragas porque la SAbiduría GAnadora es la genuina impulsora de las generaciones verdaderamente triunfadoras, de las que suponen todo un aporte de valor para la sociedad aquí y ahora porque le brindan al mundo una eficaz banda sonora: la de los principios de la generosidad, la ética, la empatía y el progreso colectivo... con esta banda sonora ¡los mejores aprendizajes se atesoran! y se manda al mundo un contundente mensaje: quien actúe desde los principios y valores recibirá un buen masaje de profesional y personal satisfacción (merecida recompensa por haber actuado con coraje, porque para ganar y para ser buena persona hace falta coraje y para lograrlo, los valores necesitan un rodaje –vamos, que hay que practicarlos–); y ¿quién no? ¿qué pasará con quien deje sus principios en modo off? se convertirá en un malaje, pues se verá obligado a pagar el peor de los peajes: el miedo, el estrés y la desconfiaza que provocan el verse aislado y rechazado, esto es lo que sucede a quien deja la Ley de GA-GA a un lado.

Afirmaba Reid Hoffman, presidente y cofundador de la red profesional Linkedin, en su libro El mejor negocio eres tú: «Por desgracia, el aprendizaje para muchos termina al salir de la Universidad. Leen sobre acciones y bonos en lugar de leer libros... Comparan sus salarios en lugar de compartir las lecciones aprendidas. Invierten en la bolsa y se olvidan de invertir en sí mismos. En síntesis, se concentran en los activos tangibles en lugar de en los intangibles y esto es un gran error...». Cuando descubres las bondades de la SAGA (SAbiduría GAnadora) experimentas en vivo y en directo la fórmula Yonos (el yo elevado al nosotros) que nos brinda el presidente de Linkedin, porque entonces eres plenamente consciente de que la verdadera victoria y el auténtico enriquecimiento residen en nutrirte de las experiencias, consejos, vivencias de los demás y permitir que ellos hagan lo propio con las tuyas, es así como se eleva exponencialmente el valor de las personas y por ende de una familia, un equipo, una empresa, una sociedad, un país... Ésa es la clave de la Ley de GA-GA: el mutuo enriquecimiento, base del sostenible crecimiento; y ¿quien piense que la Ley de GA-GA es un aburrimiento? como diría mi madre: «De momento, saco de cemento» porque propiciará el estancamiento de su creatividad, sus ideas no se divertirán y generará una conciencia vaga (que se pondrá fofa al no ir al gym del aprendizaje que supone la Ley de GA-GA) y, por tanto, está claro que ése la caga. ~


  • 1