miércoles, 01 diciembre 2021
23:07
, última actualización
La Tostá

La lucha en la calle

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
18 nov 2021 / 09:41 h - Actualizado: 18 nov 2021 / 09:43 h.
"La Tostá"
  • Barricada en la huelga del metal en Cádiz. Nacho Frade - Europa Press
    Barricada en la huelga del metal en Cádiz. Nacho Frade - Europa Press

TAGS:

Creo que fue en un pequeño libro de Tomás R. Villasante, Los vecinos en la calle, donde leí por primera vez, con 20 años, que si no hay lucha en la calle los gobernantes no entran en razón. Estaba de acuerdo y en esos años, los setenta, los trabajadores del metal y la construcción eran muy callejeros. Además los sindicatos no eran como ahora, que parecen los representantes del Gobierno y no de los trabajadores, sino verdaderos defensores de la clase obrera. Los partidos, además, eran una piña y no como en la actualidad, que están a ver quién tiene más ministerios y asesores o qué presidente coge menos el Falcon. Total, que las manifestaciones solían ser lo que tenían que ser, una verdadera lucha para lograr mejoras de salarios y dignidad laboral. Ayer vi por televisión a los trabajadores del metal en las calles, los de Cádiz, con las barricadas ardiendo, y sentí esa emoción ya vetusta de los 20 años, cuando no le tenía miedo a nada. Hoy no es que sea un miedica, pero veo las cosas de manera distinta y soy de la opinión de que no tendría que ser necesario salir a las calles a meterle fuego a todo. Pero el Gobierno es tan rematadamente malo, que merece no digo yo trifulcas en la calle, sino una lección cuando vuelva a haber elecciones generales en nuestro país. No es solo cómo vuelven a estar los trabajadores en general, en cualquier ramo, sino todo lo demás: la educación, la inseguridad ciudadana, las pensiones o la cultura. Tenemos la clase política más mediocre de la democracia, con más privilegios y menos sensibilidad ante los verdaderos problemas de los ciudadanos. La democracia está amenazada y no solo por el populismo, que, según la última encuesta del CESID, parece que sube. Normal, si se gobierna como se gobierna y hay una oposición como la del Partido Popular, dando ahora lecciones de cómo hay que llevar un país, con su historial de corrupción. Por tanto, se avecina un invierno caliente y a lo mejor es necesario que la clase trabajadora despierte o deje de estar drogada.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla