viernes, 07 agosto 2020
17:17
, última actualización

La Mirada. Fotografías y collages en Rafael Ortiz

Image
30 may 2020 / 07:02 h - Actualizado: 30 may 2020 / 07:06 h.
$hmKeywords_Schema
  • La Mirada. Fotografías y collages en Rafael Ortiz

Trece artistas -entre fotógrafos y “collagistas”- se dan cita hasta el 31 de mayo en la Galería Rafael Ortiz, en una nueva convocatoria virtual de las varias que lleva ya realizando desde que empezó el confinamiento.

La exposición que puede visitarse en la web, cuenta con asesoramiento in situ de todas las personas que forman el “staff” de la prestigiosa Galería de la calle Mármoles, 12 y “a demanda” cuando lo soliciten los interesados.

La idea de organizar exposiciones virtuales por parte de los profesionales que se agrupan en torno a RAFAEL ORTIZ, se debe a varias causas. La 1ª, porque continúa montada la que quedó interrumpida de DANIEL VERBIS antes del confinamiento. La 2ª porque desde entonces, evidentemente no se han podido recepcionar ninguna obra. La 3ª porque a lo largo de más de 31 años de trabajo ininterrumpido, son muchos los artistas que con ellos se han vinculado, de manera que sus fondos deben ser parecidos si no mayores que los del “Reina”, y la 4ª porque no han querido dejar de ser fieles ni con los artistas, ni con coleccionistas, ni con todos aquellos para los que la palabra ARTE significa mucho más de lo que pueden expresar esas 4 letras.

De alguna manera por tanto, la selección que se ha hecho son de habituales de la “casa”, como: JOSÉ MANUEL BALLESTER, CARMEN CALVO, CLAUDIO DEL CAMPO, SONIA ESPIGARES, DALILA GONÇALVES, SARA HUETE, GRACIELA ITURBIDE, AITOR LARA, MARA LEÓN, GISELA LOEWE, BETSABÉ ROMERO, ANTONI SOCÍAS e IGNACIO TOVAR.

Foto y collage, son dos conceptos que para quien firma esto son las dos ramas del arte con las que más se identifica. La pintura, sí, claro, está muy bien, y por supuesto la arquitectura y la escultura, pero esas requieren de otra estructura cerebral, de una predisposición distinta. La foto, es esa magia que se produce entre el artista y la obra en un encuentro que en el 99% es buscado, y sólo los virtuosos o los genios son capaces de hacerlas en ese 1% que como mucho constituye el azar. Los collages es algo que como todo, se tiene en la cabeza (o en otros órganos) o no se tiene. Pueden ser el resultado de años de espera hasta encontrar esa forma que lo completa o tener la suerte de que en el arsenal de todas las cosas que se van almacenando, llegar a ese encuentro feliz que supone un resultado satisfactorio.

Por tanto, la que se muestra ahora –como una nueva manera de ver el arte en casa- es una exposición preciosa de la que muchos hubiéramos querido formar parte porque como digo, los collages y las fotografías me parecen tanto para verlos como para hacerlos, unos de los mejores ejemplos de la fascinación estética que existen (cada quien tendrá las suyas).

Las relaciones collages-fotos vienen de lejos y no porque los cubistas y surrealistas lo inventaran, sino porque la manera de componer una imagen fija se asemeja bastante al modo de procesarla, teniendo en cuenta los planos, las distancias, la escala visual que establecen los elementos representados. Y a la inversa, los collages le deben a la fotografía ese modo de composición en plano, donde no hay texturas físicas, ni perspectiva aérea, ni veladuras, ni matices que pueden hacerse con los trazos del lápiz o las pinceladas.

Cada foto cuenta una historia. Nos describe aspectos de una persona que acaso ni siquiera conoce de su cuerpo, ni de la expresión facial que muestra ante la cámara, los pequeños detalles de su vestimenta. Nos dice cosas del lugar en donde está, las cosas que le rodean en ese momento, y por supuesto que el lugar nos habla por sí mismo. Después vendrán los “collagistas” y harán con esa y otras historias (recortadas en papel o incorporando objetos), la metahistoria que significa crear una nueva obra partiendo de otras, en este caso de fotos u objetos ya fabricados.

Puede que con ellas cambie completamente el discurso precedente o lo refuerce dependiendo de lo que se le va añadiendo, partiendo siempre de la base de que esta técnica, o género, o arte, o como queramos llamar que es el collage, admite cualquier tipo de aditamentos en las dos o las tres dimensiones espaciales. Partiendo de su definición tradicional, se entiende por collage “cualquier reciclamiento de formas y asuntos, que interactúan de modo simbólico”, aunque dicho así no signifique nada porque en el fondo como la fotografía, cada collage es un mundo hecho de fragmentos de otros mundos, o de otros mundos con sus interpretaciones y satélites.

Así que los que nos proponen ahora RAFAEL ORTIZ, ROSALÍA BENÍTEZ y ROSALÍA ORTIZ BENÍTEZ es un acercamiento a dos mundos que tienen bastantes cosas en común, al menos mucho más que entre las otras artes, que necesitan saber de materiales y su proceso de evolución en el tiempo, sometidos a los cambios ambientales.

Hablar de fotografía es como dije, entrar en un mundo mágico, tanto si se hace en un laboratorio como si se decanta por el photoshop, programas para la edición o la impresión, aplicaciones, filtros, manipulaciones en pantalla y todo el arsenal de técnicas que los profesionales dominan. A cierto punto por tanto, la fotografía puede ser un encuentro fortuito o una labor de estudio en el doble sentido de la palabra: en el del local donde se realizan y en el de ensayar hasta lograr la definitiva. Por eso cada foto es un misterio que deviene de un depurado análisis desde que se selecciona una imagen, se capta y se revela.

En el primero de los casos, esa imagen se “imprimirá” en un carrete de acetato y en negativo para después positivarla comprobando hasta qué punto lo que se ve, se corresponde con la intención que se tenía. En el segundo y al tener la posibilidad de visualizarlas de inmediato, permitirá la repetición hasta lograr la toma que se pretende.

Hablar de collages no significa por otra parte algo muy alejado, porque es la foto dentro de la foto, una foto de fotos construida con elementos sacados de ellas y adosados a un soporte, fotos a las que se les puede adosar cualquier cosa que resista las leyes que no se ven, pero que están ocultas en el arte.

La Mirada. Fotografías y collages en Rafael Ortiz

Claro que hay fotos y fotos: de moda, de fondos submarinos, de anatomopatología, entomología, etc. y cada rama requerirá un tratamiento específico. Por supuesto que están las de arte, las que se hacen por placer, con la intención de imprimirlas en formato académico, en dimensiones gigantes o reducirlas a tamaño nanoscópico. Y si la selección que se hace supone siempre una abstracción de la realidad porque se ha seleccionado un fragmento, otra de las cualidades no menos importante es la decisión de optar por el blanco y negro o por el color, pues nunca será igual una misma foto tratada de una u otra manera.

Los asuntos preferentes desde los inicios de la foto (retratos, bodegones y paisajes), desde el cubismo, el rayonismo, las solarizaciones y el surrealismo, etc. han ido incorporando elementos geométricos, formas inconexas, sombras que reflejan o proyectan, hasta llegar al tema sin tema, el tema libre que tanto ha contribido a la liberación del artista de atavismos.

Por otra parte está la evolución química y orgánica de los materiales desde el gelatinobromuro de plata del que hay un ejemplo en esta exposición, hasta los más avanzados en cuanto a reveladores, tipos de papeles (baritados, de algodón, con diferente grado de alcalinidad y grosor, ...), la evolución de los soportes de impresión en nuevos materiales como el dibond, y las nuevas maneras de imprimir.

La Mirada. Fotografías y collages en Rafael Ortiz

En esta exposición y aunque podamos ver las obras en el tamaño que se reproducen en la pantalla que usemos, hay obras de pequeño formato que alcanzan los 13 X 10 cm. (de un collage)/los 18 x 13 cm (de una foto), y otras que alcanzan los 2 m. de alto y 1, 33 de ancho (una foto); que están enmarcadas o sin enmarcar; forman conjuntos o son unitarias; con un reducidísimo número de ejemplares -desde la obra única que es cada collage- o de 3 a 10- franja en que se mueven todos.

La exposición tiene como artista invitado al británico MARTIN PARR, con una de sus fotos icónicas, de esas que rompen por donde le da la gana los encuadres, magifica los primeros planos, intensifica los contrastes de color, expresa la fuerza que tienen, se rebela y revela sus fotos, con esa rebeldía que tan importante es para avanzar los estilos en el arte.

En el recorrido que hacemos desde casa –y ahora voy a ir mezclando fotografía y collage- las imágenes van dejando atrás fragmentos de naturaleza real o extraída de algún cuadro, crónicas documentales que dejan ver la investigación que ha habido en cada obra, la triple realidad: la que vieron ellos, la que captaron, la que vemos nosotros. Los collages por otra parte, nos meten además en un mundo fetichista, hecho con fragmentos de los recuerdos de una biografía personal que sólo se entienden dentro una misma cultura y porque no va a ser lo mismo, encontrar una foto o la reproducción de un collage en el interior de una revista que en una muestra de específicamente de arte como es esta.

La Mirada. Fotografías y collages en Rafael Ortiz

Las fotos y los collages en los momentos precisos en que los estamos viendo, nos llevan a otro lugar más alejado ahora si cabe de los espacios que tenemos por delante. Supone dejarnos hipnotizar por el color luz, interiorizar individualmente sus propuestas y porque ahora sí que sí: esto es una cuestión intransferible. Es de agradecer el esfuerzo que hace la Galería por seguir informando en este tiempo, para que sigamos conociendo a autores que de otro modo puede que nos fuera más difícil o no hiciéramos. Personalmente esta, como muchas de las que se celebran de continuo, ha hecho que “descubra” a bastantes y que siga aprendiendo de todos ellos.

Ya me hubiese gustado hablar aunque fuese poco de todos ellos. Opto por que seáis los interesados en la fotografía de los últimos 50 años, marco temporal aproximado que recorre la exposición, los que encendáis el ordenador o la Tablet por ejemplo, o vayáis directamente a la galería y opinéis por vosotros mismos, os hagáis idea de esos otros mundos que como nos decía PAUL ELUARD están en este, y que están en ti, esperándote, aunque acaso no lo sepas.


  • 1