lunes, 24 enero 2022
16:46
, última actualización
Los medios y los días

La Pedroche que se aproveche

Image
02 ene 2022 / 04:33 h - Actualizado: 01 ene 2022 / 11:33 h.
"Los medios y los días"
  • La Pedroche que se aproveche

Cristina Pedroche levanta pasiones. Un montón de personal estuvimos pendientes del grado de anatomía que enseñaba y al final resulta que se nos presentó con una cabeza a lo Yul Brynner y se nos vistió de luciérnaga con un modelo que dicen que es una obra de arte. Bueno, las luciérnagas también brillan en la oscuridad de un mundo maltrecho y obras de arte se le dice hoy a cualquier cosa, que todavía me acuerdo de la anécdota de aquellas señoras de la limpieza que se llevaron de un museo una escalera con unas latas de pintura creyendo que eran cacharros por medio y resulta que era una escultura. Las señoras le dieron una lección de arte al “artista”.

A mí me parece que la obra de arte es la estrategia de marketing que se ha montado la Pedroche. Hace bien, que después todo se viene abajo y todo se arruga, aunque digan que la arruga es bella. Todo, por mucho que se aplique la gente rehabilitaciones estéticas, reconstrucciones corpóreas y sudores de gimnasio. Hay que reconocer que en este tiempo la estética de mujeres y hombres ha mejorado, vemos por ahí a cincuentonas, sesentones, setentones, que están hechos unos chavales y chavalas. De todas formas, el ADN influye y cuando el cuerpo dice hasta aquí hemos llegado no es fácil pararlo mientras no lleguen las tecnologías de rejuvenecer células.

Hay que ver cómo nos ponemos, que decía mi madre. Esa pobre Verónica Forqué qué aspecto tenía antes de suicidarse, yo que hacía años que no la veía me quedé asombrado, resulta muy complicado luchar contra el tiempo y sus depresiones, llegará un momento -yo ya estaré criando malvas- en que la ciudadanía dirá: mira cómo está ya la Pedroche, ésta era la que se vestía de luciérnaga un año y al otro se desvestía y paseaba en pelotas por Madrid a ver qué hora era en el reloj de la Puerta del Sol. Sí señor, sí señora, aunque la mona -o sea, cualquiera de nosotros- se vista de seda, mona se queda

Por consiguiente, que aproveche ahora que el baboseo general está indudablemente presente. Di que sí, chiquilla, no eches cuenta de lo que puedan opinar ciertas feministas, tú a somatizarlo todo que hay por ahí unas colegas tuyas cantando lo bueno que es enseñar las tetas creyendo que son muy modernas cuando eso nos da igual, a quien tienen que cantárselo es a Google. Ya lo dijo la pintada del 68 francés: “Dios ha muerto, Marx también y yo estoy muy malito”. Ahora, tú, Pedroche, eres el consuelo de nuestra vejez mental y de nuestro vacío espiritual, llena tu alcancía y adminístrate bien, que en cuanto vean que ya estás gastada los mismos que hoy se forran a tu costa te tirarán a la papelera. En el fondo sólo eres una trabajadora kleenex, unos negociantes se secan las lágrimas de emoción, por la pasta que les haces ganar, con los pañuelos que tú les proporcionas hasta que llegue el momento en que se limpien los mocos con ellos y te tiren a la basura ante la presencia de otras Pedroches que las hay a montones y, si no, se fabrican.

Además, tienes de tu parte a una masa de respetables ciudadanos pendientes de tus poses y ocurrencias, debes aprovecharte de ellos como ellos se aprovechan de ti, no cobran en metálico pero les llenas la vida con aquello que a ellos les gustaría ser y hacer y no son capaces. Luciérnaga nuestra, eres la luz que ilumina nuestras aburridas vidas, mientras tú actúas hasta el Sars Cov2 se detiene. Ahora eres un bien de interés general y mañana te tornarás sólo en un débil recuerdo que estallará en el aire como una pompa de Mistol. Eso sí, en lo que a mí respecta me importas un pimiento que es de los pocos alimentos que se me indigestan. Pero yo no soy nadie a tu lado, tú evades, distraes, y de eso se trata, ¿no? Pues si es así, adelante, oh, flor de un día, no eches cuenta de este viejo cascarrabias. Amén.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla