sábado, 15 mayo 2021
04:39
, última actualización
Desvariando

La Sexte Noche, Ayuse y Camele

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
18 abr 2021 / 09:45 h - Actualizado: 18 abr 2021 / 08:23 h.
"Desvariando"
  • La Sexte Noche, Ayuse y Camele

Comienza la campaña de las elecciones a la Comunidad de Madrid, que van a ser posiblemente las más sucias de la democracia. Lo está siendo ya desde hace semanas. Anoche mismo el presentador de La Sexta Noche, Iñaki López, parecía un policía entrevistando a la candidata o candidate por el Partido Popular, Isabel Díaz Ayuso. No era una entrevista, sino un interrogatorio gavidiano. De Gavida, ya me entienden. Fue a por ella desde el primer segundo, pero la presidenta se defendió con uñas y dientes, como acostumbra siempre. Digamos sin irnos por las ramas, que le dio una paliza al presentador vasco. Menos mal que luego Camela o Camele le dio una camiseta, al final del programa, y se iría contento o contente a la cama.

Se puede entender que en La Sexta tengan que tomar partido por la izquierda radical, pero el periodismo debería estar por encima de intereses políticos, y en esa casa no es así. ¿No hay otra manera de echar a la derecha de Madrid, que ensuciando el periodismo? Se puede entender que haya que echar a la derecha de esa comunidad, como que haya que echar a Sánchez de la Moncloa o a Iglesias de la política, pero debería haber otras formas. Por ejemplo, si estamos en elecciones, hablando de los programas electorales, de qué quiere hacer cada partido por los madrileños. Pero es que todos quieren lo mismo: echar a la señora Ayuso. Es el único problema que tenemos en España, por lo visto. Y, claro, es ella la que los va a echar a todos.

A Gabilondo le van a quedar pocas ganas de volver a ser candidato. Ni siquiera de ser Defensor del Pueblo. Pablo Iglesias está liquidado políticamente, pero el día 5 de mayo desaparecerá totalmente, con lo cual viviríamos mejor. Y Sánchez, el presidente, empezará ese mismo día a hacer las maletas, porque la derrota o derrote puede ser histórica. Ya es el presidente de la democracia con menos apoyo en las urnas, pero lo del día 4 puede ser de tal humillación, por lo que se está implicando, que podría ser el principio del fin de su carrera política. También está liquidado políticamente, como Iglesias, y Ayuso los va a rematar con la colleja de gracia. Lo dijo ayer mismo, naturalmente crecida: “España me va a deber tres”. Nunca hubo en la derecha española una líder con tanto coraje. Ni un líder.

Ayuso está crecida porque sabe que para quitarla de en medio, Iglesias ha tenido que dejar la mamela de la vicepresidencia del Gobierno, Sánchez bajar a la arena, con lo que le cuesta, y hasta la ministra Maroto meterse en el barro. Estén preparados para una campaña electoral sucia, maloliente y bajuna. Y también para ver cómo les va a dar a todos la paliza de sus vidas. Sigan acorralándola.


Edictos en El Correo de Andalucía