jueves, 27 enero 2022
16:25
, última actualización

La tanqueta gaditana de Marlaska convoca elecciones andaluzas

Image
28 nov 2021 / 04:45 h - Actualizado: 27 nov 2021 / 17:47 h.
$hmKeywords_Schema
  • La tanqueta gaditana de Marlaska convoca elecciones andaluzas

Si hay algo que define Cádiz es su luz, que paradójicamente solo es apreciable en la vieja nostalgia de las películas en blanco y negro.

Para algunos, es un paraíso amenazado por el viento, pero tal vez para que los que un día decidimos sumergirnos en sus aires difíciles, es aquel el que nos ampara, como la claridad que disgrega la noche y sus fantasmas al amanecer.

Ese color ocre que viene del Norte, cruzando Despeñaperros, no comprende la relatividad ni la pluralidad del verbo y el embrujo del Sur; y así, en estos días, se ha agrietado el relato unánime de la capital, cuando el viejo Puente de Carranza, ha sido usurpado por los contenedores superpuestos del metal.

Esto es un desierto que llora mientras canta, pero ese despertar del letargo de los otrora vencidos del salario social, supone una descomposición para los sesudos analistas madrileños, que ignoran que las decisiones en Cádiz obedecen al sentido de los vientos y ya ha mucho que en la capital nadie interpreta la existencia, como hacemos aquí, en función del Levante o del Poniente.

Sí, adoramos los huracanes porque son, al mismo tiempo, crueldad y vientre materno.

En Madrid, se ignora a esta nuestra tierra, no en vano Marlaska o Rubalcaba fueron Diputados por la Tacita de Plata, ellos que siempre escatimaron las propinas, salvo con el Emerito y ya ven donde ha acabado.

Aquí se han topado con los senderos sin asfaltar que conducen a las mareas impredecibles del Atlántico, donde el horizonte jamás se divisa.

Será que Cádiz no es Chueca y aquí prevalece el chicharrón de atún, sobre el cocido madrileño, ignorante de las berzas.

Esta miopía sobre lo andaluz, obvia que las tanquetas no devoran la cal, ni entran en el universo personal de los patios, e incluso que a veces puede entonarse el Aserejé en los cementerios.

La imagen de esa tanqueta y esos Policías agrediendo trabajadores gaditanos, que tan solo reivindican el cumplimiento de un Convenio, es una fotografía perfecta de la pérdida de la memoria de lo andaluz que antaño conquistara Suresnes de la mano de Felipe González.

Será por eso por lo que Espadas, mudo y sumiso, (¿quién se acuerda de Rafael Escuredo?)mira el reloj y hasta filtra al Conde de Godó una convocatoria simultánea de generales con andaluzas, quizás el mejor escenario para Moreno Bonilla, con el voto de castigo a la franquicia de Pedro Sánchez aun recluída entre los Congresos que gana Susana a Gómez de Celis y el tibio despacho en Plaza Nueva de Sevilla, que como bien pronostica el bueno de Juan será “lo mejor que me ha pasado”.

Así pues, no habrá otro escenario más favorable para Juanma en Andalucía, que pulsar ahora el botón. Nada mejor que la tanqueta de Marlaska, mientras Pedro Sánchez saborea langostinos frente a Bajo de Guía.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla