viernes, 17 enero 2020
01:09
, última actualización

La torre de Babel

05 dic 2019 / 13:23 h - Actualizado: 05 dic 2019 / 13:26 h.
$hmKeywords_Schema
  • El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra. / EFE
    El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra. / EFE

Los días llegan cargados de noticias increíbles. Cuesta creer lo que se oye y lo que se lee en estos tiempos de pan llevar en los que nada es imposible. Podemos empezar por esa panda que jura por Snoopy la responsabilidad de legislar sobre todos los españoles ante la impasibilidad de la presidencia de la cámara. Es el signo de unos tiempos que crea sus propios santones, como esa niña cabreada e insoportable que navega y surca el viento mientras sermonea sin recato con el relato de un apocalipsis que resulta una rentable mamandurria para unos cuantos.

Pero hay más tela que cortar, como las recentísimas declaraciones –todo un tratado de sentido común- de fachas tan irredentos como José Rodríguez de la Borbolla y Alfonso Guerra, reconvertidos en ese niño que señalaba las vergüenzas del emperador desnudo. Mientras tanto sigue la desvergüenza de este PSOE irreconocible, decidido a gobernar por treinta monedas y dispuesto a dar por buena la cuadratura del círculo. Todo sea por seguir en el machito.

Es la dictadura del pensamiento único. Afortunadamente ya hay voces –hemos nombrado a Guerra- que se permiten discutir y decir la verdad sobre algunos dogmas contemporáneos cuya discusión es promesa del fuego del infierno. Ahí está la traída y llevada ley de violencia de género que, más allá de criminalizar al hombre por serlo, no ha logrado frenar esa lacra que sigue engrosando las estadísticas y el bolsillo de algunos jetas al frente de no sé qué observatorios. Así está el asunto y puestos a elegir santones prefiero quedarme con Dios y su corte celestial.


  • 1