La urgencia de los más vulnerables

Image
26 jun 2016 / 09:00 h - Actualizado: 27 jun 2016 / 11:48 h.
"Distrito Sur","Palabras de honor","Mar González"
  • La urgencia de los más vulnerables

Por Mar González, Comisionada para el Polígono Sur

Las elecciones que hoy se celebran en España deben poner fin a un periodo de provisionalidad en el Gobierno que se ha prolongado más de lo deseable. Una situación de parálisis en la administración pública, provocada por la repetición de los comicios, tiene consecuencias muy graves para la ciudadanía, y en especial para la población más desfavorecida, que es la que más necesita la protección que debe garantizar nuestro Estado del Bienestar. Un buen ejemplo lo encontramos en el Polígono Sur de Sevilla, el mayor barrio en exclusión del país, donde 40.000 vecinos precisan medidas que deben impulsarse desde lo público, y en concreto desde el Gobierno central: programas de emergencia social, de inserción laboral o, en nuestro caso, el impulso a la seguridad con la construcción de la comisaría de Policía Nacional que lleva décadas paralizada. Todas son premisas básicas del Plan Integral para la mejora del barrio, que se resiente cada día que se prolonga esta situación política inédita en el país.

Por eso, como comisionada para el Polígono Sur, me parece imprescindible reclamar que, sea cual sea el resultado que arrojen las urnas, todas las formaciones políticas asuman la responsabilidad de acelerar al máximo la formación de un nuevo Gobierno, y que este impulse las medidas necesarias para mejorar las condiciones de vida en barrios como el nuestro.

Corresponde al Gobierno central la puesta en marcha de programas de emergencia social que palien los efectos trágicos que ha tenido en la población más vulnerable la injusta gestión de la crisis financiera, por ejemplo ampliando la cobertura económica de las personas desempleadas. En el Polígono Sur, el porcentaje de población que no recibe subsidio alguno está muy por encima de la media nacional (que ronda el 50 por ciento), al haber agotado las prestaciones que le correspondían sin volver a encontrar una oportunidad laboral, y muchos jóvenes ni siquiera han llegado a acceder al mercado de trabajo. Las posibilidades de encontrar empleo se complican con un 23 por ciento de la población adulta del barrio analfabeta, y el estigma social de vivir en el Polígono Sur provoca muchas veces el rechazo de los empleadores.

Hablamos de personas con nombre y rostro, como Lidia y su marido Alberto, vecinos de Las Letanías, con más de 55 años y que en mayo cobraron por última vez el paro. Hasta mayo del próximo año no podrán acceder a otro subsidio público, que en todo caso será de 426 euros, la renta mínima con la que sobreviven en el barrio muchas familias, a veces numerosas. Como la abuela Mercedes, que alimenta con los productos de un huerto social a todos sus hijos y nietos sin trabajo.

El Estado es también el que debe impulsar planes especiales de empleo para la inserción sociolaboral de su población, poniendo en marcha programas de formación y cualificación, prácticas en empresas, beneficios fiscales para quienes contraten a población excluida o planes de apoyo al emprendimiento social. Son incentivos esenciales para la economía de quienes luchan día a día para salir adelante a pesar del lastre de la exclusión.

Como Isidoro, vecino de Martínez Montañés, que cada mañana sale a buscar cartones o chatarra para venderlos y llevar un jornal a casa. Los planes de formación y cualificación le permitirían, en cambio, incrementar su capacidad para lograr un empleo y con ello mejorar su calidad de vida.

Otra demanda histórica que depende del Gobierno central y está paralizada es la comisaría de Policía Nacional reclamada por los vecinos desde hace 35 años. Reúne el consenso del Ayuntamiento de Sevilla, la Junta de Andalucía y el Gobierno central, y dispone de un solar en el corazón del barrio que reúne las condiciones adecuadas para comenzar su construcción en cualquier momento. Pero los trámites llevan un año congelados.

A todas estas medidas frenadas por la falta de Gobierno habría que añadir las políticas de igualdad o contra la violencia de género, que merecen un plan estatal que frene su legitimación y naturalización en toda la sociedad y en nuestro barrio en particular. O el posible pacto de estado por la Educación que muchos sectores sociales reclaman. Por eso confío en que quienes concurren a las elecciones asuman desde hoy mismo el compromiso de formar Gobierno de inmediato, y una vez formado no aguarden ni un solo día para encarar estas políticas, imprescindibles y cada día más urgentes para un barrio como Polígono Sur.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos