martes, 26 octubre 2021
21:37
, última actualización
La Tostá

Las advertencias de Lastra

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
28 sep 2021 / 06:08 h - Actualizado: 28 sep 2021 / 06:13 h.
"La Tostá"
  • Las advertencias de Lastra

TAGS:

La socialista Adriana Lastra está muy preocupada con la relación del PP con VOX, porque, evidentemente, si se llevaran bien los dos partidos de la derecha y la derechona echarían a Pedro Sánchez de la Moncloa en las próximas elecciones y ella se tendría que ir también a su casa. ¿Alguien puede creer que a esta mujer le preocupe lo más mínimo lo que nos pueda venir con los citados partidos en el Gobierno? El populismo de extrema izquierda y de extrema derecha vino por la corrupción del partido de Lastra y los populares. No había grandes problemas con el populismo en nuestro país, ni con la homofobia, la xenofobia o el racismo. La alternancia en el Gobierno de socialistas y populares no era perfecta, pero era mil veces mejor que lo de ahora. España prosperó con ella y no era fácil después de una dictadura que, curiosamente, tanto echan de menos ahora cientos de miles de ciudadanos, por no decir millones, aunque no lo aireen mucho. El populismo de diverso pelaje ideológico lo trajo principalmente la corrupción y también la torpeza de meterles miedo a los ciudadanos con el franquismo y la Guerra Civil de 1936. A pesar de la corrupción el Partido Socialista gobernó con Zapatero y Pedro Sánchez, sin duda alguna los peores presidentes de la democracia. Y Pablo Casado es probable que le devuelva muy pronto el poder a su partido, a pesar de lo podrido que está. Lo haría con el apoyo de VOX, claro, y eso es lo que no le gusta a Adriana Lastra, quien en cambio ve bien que su partido haya vuelto a la Moncloa con el apoyo de Bildu, Esquerra Republicana y la extrema izquierda. O sea, Unidas Podemos. Para Lastra, la democracia, la verdadera, es la que la mantiene en el poder a ella y a los suyos. Le importan un pimiento los más de cinco millones de ciudadanos libres que han metido a VOX en el Parlamento. ¿Son todos fascistas? No, claro. Muchos son personas de distintas ideologías que se cansaron de que socialistas y populares robaran tanto y abusaran en exceso de los privilegios que da el poder político. Mientras la diputada socialista siga creyendo que lo guay es ser muy de izquierdas y que la derecha no tiene derecho a gobernar, mal vamos. La derecha o la extrema derecha, da igual. La ahora ministra y vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz puede ser la primera mujer presidenta del Gobierno de España, y es comunista. ¿Qué problema habría si así lo decidieran los ciudadanos? Para Lastra, el problema sería que lo fuera la popular Isabel Díaz Ayuso, que es de derechas. O sea, una democracia de mercadillo.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla