domingo, 28 noviembre 2021
06:36
, última actualización
Los medios y los días

Las mujeres brujas

Image
08 nov 2021 / 05:29 h - Actualizado: 07 nov 2021 / 19:33 h.
"Los medios y los días"
  • Las mujeres brujas

¿Pero esto qué es? ¿Vuelven las mujeres brujas, el objeto de perdición para los hombres? Los medios me hablan de dos, sobre todo: la pareja del obispo de Solsona y la del ministro Alberto Garzón.

Dice El Mundo que desde que se publicó la aceptación de su renuncia al obispado de Solsona, Xavier Novell ha estado buscando trabajo en cooperativas y entidades agrícolas de la zona; no en vano posee el título de ingeniero agrónomo, carrera universitaria que aprobó en 1990, siete años antes de haber sido ordenado sacerdote. Por fin, parece que una empresa ha aceptado su currículum y el exobispo podrá tener ocupación diaria y remuneración digna. La empresa posee el llamativo nombre de Semen Cardona y se trata de una compañía internacional especializada en la elaboración de dosis para inseminación artificial porcina. Su sede central se halla en la población de Cardona, distante tan solo 20 km de Solsona y 17 de Suria, donde ha venido residiendo la novia Silvia Caballol y donde tienen previsto contraer matrimonio.

Silvia Caballol –nos recuerda El Mundo- es escritora de novela erótica y satánica, tiene dos hijos y está separada. Una de sus novelas planteaba ideas que han resultado premonitoras: «¿Qué sucede cuando la atracción es más fuerte que cualquier código deontológico o presión social?». Silvia Caballol nació en Suria en 1983, tiene 38 años (14 menos que quien fuera llamado monseñor Novell, de 52), es licenciada en Psicología y ha realizado cursos en sexología, yoga y religión, tanto católica como islámica. Madre de dos hijos, estuvo viviendo en Marruecos y hoy está separada.

Por su parte, el diario La Razón ha publicado el siguiente titular: “Trastornos emocionales, sexo y brujería: la vida al descubierto de Ana Ruiz, la mujer de Alberto Garzón”. De manera que la mujer que se llevó al obispo escribe novelas satánicas y la que comparte vida con el ministro de consumo y sus dos hijos es una bruja que además parece ser que no ve mal el canibalismo y tiene problemas que la llevaron a “comparecer” ante terapeutas desde los 16 años aproximadamente.

Malas mueres, brujas, una por llevarse a un sacerdote y encima joven, con lo escasos que están, tanto, que ya el papa, muy poquito a poco para que no haya alferecías, nos está diciendo que lo de las mujeres curas va a ser una realidad, lo que pasa es que para eso necesitaría una especie de vida eterna o un continuador y el miedo a la libertad es infinito sobre todo en este aspecto y en España más. Hay que ir con cuidado, no hace mucho se coló otra bruja en la catedral de Toledo y, poseyendo a un hombre, se marcó un baile satánico a cambio del vil metal con el que Judas vendió a su maestro.

¿Qué es una novela satánica? Así califican a algunos textos de la mujer robaobispos que encima es un exorcista o sea, el cazador cazado y pronto casado con el diablo que se nos puede presentar en cualquier forma. Sin duda, el obispo de Solsona es ahora el diablo porque quiere ganarse el pan con el sudor de su frente, cuidando guarrinos y dándoles gustito. Primero, ganarse el pan con el sudor de la frente es un castigo bíblico por aceptar la manzana de ese ser despreciable que es la mujer asimismo poseída por el Mal. Segundo, el cerdo es animal impuro tanto para los judíos como para los islámicos.

Las brujas han llegado, han obligado a un hombre a trabajar y a otro, que ya tenía cuernos y rabo por ser comunista, lo han convertido en un ángel caído que va por ahí predicando contra el pecado de comer carne y prohibiendo que a los niños los enseñen a comer porquerías. Esto puede ser el principio de una invasión de brujería, quién sabe si Ayuso es una bruja que quiere meterse en el alma de Casado como ya lo intentó Cayetana Álvarez de Toledo. Quién sabe si incluso Pablo Iglesias es un buen chaval cuya mente invadió en su día Irene Montero que lo apartó del mundo para acercarse ella al poder todavía más. Y voy más lejos, ¿quién me asegura que Kamala Devi Harris, vicepresidenta de EEUU, y Jen Psaki, portavoza de la Casa Blanca, no son dos brujas que me tienen preso a Joe Biden y por eso el presidente apoya el aborto y no ha prohibido el consumo de comida basura ni casi todas las películas de Julia Roberts y Angelina Jolie?


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla