viernes, 07 mayo 2021
19:35
, última actualización

Las vacunas y la III Guerra Mundial

Image
13 abr 2021 / 10:15 h - Actualizado: 13 abr 2021 / 10:22 h.
"Opinión","Vacunas","Pandemia","Coronavirus"
  • Las vacunas y la III Guerra Mundial

No son pocos los que están convencidos desde el primer día de pandemia de algo terrible y amenazador: estamos en plena III Guerra Mundial. Es una suposición como otra cualquiera aunque, como en cualquier ocasión, hay que tener en cuenta lo que algunos piensan por si pueden tener algo de razón.

Primero fue Wuhan. Un coronavirus comenzó a circular sin control en la ciudad china y el Gobierno del gigante asiático no advirtió de lo que estaba ocurriendo hasta pasado demasiado tiempo. Eso se ha traducido en un desastre sanitario y económico monumental a lo largo y ancho de todo el planeta. Los muertos se cuentan por cientos de miles y la ruina de muchos países es demoledora. El oscurantismo del Gobierno chino fue determinante para que la pandemia se hiciese realidad. Los que piensan que esto fue provocado no tienen ni una sola prueba con la que demostrar esa afirmación. Los que dicen que la cosa ha sido una mezcla de mala suerte, mala gestión y una zoonosis que acorrala a la humanidad cada día que pasa, tampoco tienen pruebas para demostrar que tienen razón en este caso. La zoonosis es una evidencia y el ser humano está invadiendo zonas del planeta que no le corresponden por lo que provoca un efecto devastador para sí mismo. Pero no se puede demostrar que en este caso la mano del hombre no esté detrás de una forma u otra. Madera para la hoguera guerramundialista.

Primero fue Wuhan y ahora son las vacunas. Parece ser que las vacunas chinas son entre malas y desastrosas. Un 33 por ciento de efectividad no parece mucho. Es más, ese porcentaje es demasiado bajo para que una vacuna se comercialice. Los efectos van de no evitar los contagios a facilitar que el SARS-CoV-2 logre mutar haciéndose resistente a los anticuerpos. Un verdadero desastre. Y el Gobierno chino sin compartir datos fiables y sin pasar por el aro de los estándares que se imponen en el mundo occidental. ¿Son las vacunas el nuevo arma de destrucción masiva? Esto si que es combustible del bueno para los que están convencidos de que estamos viviendo un ataque en toda regla a nivel planetario.

Es verdad que sorprende ver las imágenes que llegan de China. No llevan ni mascarilla.

Si fueran ciertas estas teorías tan retorcidas que se apoyan en una posible conspiración oculta estaríamos ante una Guerra Mundial bastante especial y muy efectiva. Destrozas las economías y te pones al frente. Matas a las personas y libras a los tuyos. Generas un clima de terror en el resto del mundo mientras los tuyos siguen creyendo ser felices. Un plan perfecto.

No sé si conviene fiarse de este tipo de cosas. Se escucha que detrás de todas las dudas respecto a la vacuna de AstraZeneca está el Gobierno de Putin. Es cierto que jamás se había puesto tan en entredicho un medicamento y es cierto que la repercusión es brutal. ¿Quiere vender su vacuna el Gobierno ruso y todo esto es una campaña orquestada para conseguirlo? No lo sé, pero si estamos en esas, la III Guerra Mundial será eterna o acabará en el momento en que el hombre desaparezca de la faz de la tierra.

En cualquier caso, tanta especulación es nefasta.


Edictos en El Correo de Andalucía