Menú
miércoles, 28 septiembre 2022
Los medios y los días

Legalizar el narco o exterminarlo

Image
10 ago 2022 / 05:40 h - Actualizado: 10 ago 2022 / 05:40 h.
"Los medios y los días"
  • Legalizar el narco o exterminarlo

Se queda uno con un sabor de impotencia total cuando lee reportajes como el que nos ha entregado El Periódico de España sobre los narcotraficantes y La Línea de la Concepción, en Cádiz. Es la exhibición de la ilegalidad ante nuestros ojos, el desfile de la ostentación y del poder de unos presuntos delincuentes a los que la policía no puede detener por la debilidad de la democracia para estos menesteres. Y si es débil para estos asuntos tan graves, ¿para qué la quiero? Bueno, pues hay que seguir apostando por ella ya que sin ella corremos el riesgo de que estos tipos se sienten en los sillones de la Moncloa y de Las Cortes de forma explícita como sucede en ciertos países de nuestra América Latina a la que es una pena cómo la hemos dejado y cómo la olvidamos para apoyar a otros sujetos y países que tal vez sean peores que los propios narcos.

Sotogrande, La Línea, Marbella, lugares en los que individuos que causan la muerte directa o indirecta de numerosas personas se cachondean de la Justicia y de las fuerzas del orden. Cuidado, que así empezaron en América Latina y ahora el narco es un estado dentro de otro estado. La policía sabe dónde están los malos y lo que hacen, pero no puede evitarlo por la legislación anémica que tenemos. Nadie puede asegurar que en el futuro el narco no se haga con los agentes a base de sobresueldos. Sería el fin del Estado de Derecho. Yo he visto en zonas de Colombia y en algunas de sus islas no sólo casonas de narcos –una de Escobar- sino arribar un yate cargado de sujetos en bañador con pistolones, acompañados por señoritas en bikini de muy buen ver, como en las películas, vamos. No sé si llegaremos a eso en España.

Qué interés nos hemos tomado en acabar con ETA hasta vencerla. ¿Esta gente es mejor? ¿Más inofensiva? El Estado acabó con ETA porque se vio amenazado por ella, me van a perdonar que les sea tan sincero, pero creo que la primera razón por la que un estado se defiende del terrorismo no es porque muera gente inocente sino porque puede morir él y los privilegiados que lo monopolizan. Qué rapidez en el desarrollo de estrategias para acabar con ETA, qué rapidez cuando en América Latina surge un movimiento guerrillero marxista que anhela tomar el poder. Qué desesperante, que horror, comprobar que la democracia deja al narco casi a sus anchas presumir y servir como ejemplo de ganancia rápida y segura para los jóvenes. Y eso en todo momento histórico, sea de abundancia o carestía y carencias.

El filósofo Antonio Escohotado se llevó toda su vida defendiendo la legalización de las drogas. Es una forma de darle libertad al sujeto y de que un negocio salga a la luz y de esa manera el Estado se pueda aprovechar de él al tiempo que pierde atracción lo prohibido. Al narco –una empresa ilegal que genera muchos puestos de trabajo- o se le legaliza o se le destruye sin piedad. Pero dejarlo ahí, a la vista de todos, es una simple demostración de la inoperancia y de la debilidad de la democracia, lo cual la coloca a los pies de los caballos de las dictaduras.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos