La Tostá

Lo que ganan con los flamencos

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
18 ene 2022 / 09:24 h - Actualizado: 18 ene 2022 / 09:26 h.
"La Tostá"
  • Lo que ganan con los flamencos

TAGS:

Hace pocos días se presentó el proyecto y presupuesto de un ciclo de flamenco en una región de España que no es Andalucía y los cachés de los artistas son sorprendentes. Más si cabe si les decimos que el teatro donde se mandó el susodicho proyecto no caben más de cuatrocientas personas. Todos los artistas del programa son muy conocidos, desde José Mercé y Vicente Amigo hasta Miguel el Capullo y Kiki Morente. Solo cante y guitarra, sin baile. Hay cosas sorprendentes en cuanto a los caches de los artistas, como los 35. 000 euros de Mercé y los 20. 500 del hijo de Enrique Morente, quien suspendió su concierto del pasado sábado en el Teatro de Los Remedios de Sevilla, se supone que por no vender las suficientes entradas, porque este teatro es privado y no había subvención. Que en este proyecto aparezca el joven y mediático cantaor cobrando el doble que El Capullo y mucho más que Pepe Habichuela, es algo incomprensible. O Vicente Amigo mucho menos que José Mercé. ¿Quién o quiénes están detrás de este proyecto, que tiene pocas posibilidades de ser aprobado? Al parecer, como no podría depender solo de la taquilla tendría el apoyo económico de alguna diputación provincial, el gobierno de la región y algunas empresas privadas de las que patrocinan grandes festivales en España. Pero pague quien pague, ¿son estos de verdad los cachés de los artistas citados? Estaría genial, pero nadie paga ya esos dineros en el flamenco salvo en casos muy excepcionales, cuando son grandes producciones en festivales como la Bienal de Sevilla u otros. Por tanto, el proyecto canta por peteneras. Si se inflan de esta manera los cachés de los artistas, estos salen claramente perjudicados porque no les llegan contratos. Conozco casos de representantes que han vendido a un cantaor en 10. 000 euros, pero al final solo cobran 5.000. Quiero decir los cantaores. La otra mitad se la lleva el representante, que no mánager personal. Así que aquí no habría que preguntarse cuánto cobran los flamencos, sino cuánto se llevan quienes comercian con ellos. Ah, y estos cachés citados, de artistas como Mercé, El Capullo o Kiki Morente no incluyen gastos de viaje, hotel o dietas, que van a parte y también los tendrían que pagar las instituciones públicas o las empresas privadas.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla