Menú
El Mirador

Los dulces de conventos sevillanos ya están en las grandes superficies, no pasen de largo

Image
24 nov 2022 / 04:00 h - Actualizado: 24 nov 2022 / 04:00 h.
"El Mirador","Navidad","Mantecados","Dulces"
  • Los dulces de conventos sevillanos ya están en las grandes superficies, no pasen de largo

Los turrones y otros artículos navideños hacen ya tiempo que podemos encontrarlos en los establecimientos de alimentación desde hace algún tiempo. Pero los elaborados en los conventos de clausura de nuestra provincia acaban de llegar y es de las delicias mas extraordinarias que podemos encontrar, están elaborados como toda la vida, con recetas que solo las hermanas conocen y que llevan toda la maestría y el mimo que le ponen estas religiosas para endulzar nuestros paladares y recaudar algo de dinero para reformas de estos conventos, que están algunos de ellos en lamentables condiciones.

En los siglos XVIII y XIX se extendió tanto el consumo de dulces navideños en nuestro país, hasta tal punto que se han convertido en un elemento más que componen la navidad. La tradición de los dulces navideños está tan asentada en nuestra ciudad y provincia que son muy numerosos los conventos que aumentan la elaboración de dulces para estas fechas. Sevilla y su provincia, tiene 17 conventos en los que, por estas fechas, venden sus dulces navideños, elaborados con todo el amor y la fe de sus monjas.

Y nosotros, te recomendamos algunos de ellos: alfajores de almendra, magdalenas, delicias de nueces y suspiros del Obispo del Convento Madre de Dios de La Piedad. bizcochos, hojaldres y bollos de aceite llegan desde el convento de las Clarisas de Carmona. tortas de polvorón, cortadillos, pestiños, piñonadas y figuritas de mazapán del convento de San Clemente. Desde la calle coronel de Sevilla y mas concretamente del convento de santa Inés nos deleitan con mantecados, roscos, cortadillos, bollitos y empanadillas de batata. No podemos olvidar que contamos con dulces famosos de la repostería sevillana como son: las frutitas (almendra, pera y melocotón); las angelinas (cidro y almendra), el tocino de cielo, la crema de batatal, los roscos almendrados y las bolitas de coco.

Los dulces de conventos quizás sean la mejor opción. Preparados con meticuloso mimo a partir de recetas centenarias, poseen un extraño poder estos dulces, porque basta con tomar uno o dos para sentirnos llenos, debido a esa mezcla de pena por terminarlos demasiado rápido y las grandes dosis de dulzor que llevan consigo. En sus inicios, se elaboraban para obsequiar a sus benefactores y hoy en día la repostería de los hornos conventuales se hace, sobre todo, para contribuir a su manutención.

Son numerosos los conventos y monasterios que continúan con esta tradición y cada uno de ellos suele tener sus especialidades propias, ya hemos recomendado algunos de ellos. Desde El Correo de Andalucía y desde este Mirador de cada jueves, les recomendamos que cuando visiten su establecimiento habitual compren algunas especialidades de estos dulces y si no las tienen que pidan que las lleven a los encargados de esas superficies, una forma de hacer el bien a nuestras monjas y a nuestra economía sevillana la cual le hace un poquito de falta.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos