lunes, 24 enero 2022
21:14
, última actualización

Lucia Pariente, madre de Alba Carrillo, hace naufragar a Jorge Javier Vázquez

El encontronazo entre Lucía Pariente y Jorge Javier Vázquez, durante la final del programa, desluce por completo una gala que ha sido reflejo del descomunal desastre que ha supuesto el resto del reality

Image
24 dic 2021 / 18:25 h - Actualizado: 24 dic 2021 / 18:38 h.
"Opinión","Televisión"
  • Lucia Pariente, madre de Alba Carrillo, hace naufragar a Jorge Javier Vázquez

‘Secret Story: La casa de los secretos’ ha resultado un desastre de reality por muchas razones. Una de ellas es por los índices de audiencia que se han ido sumando semana tras semana. Ayer, el día de la gran final, se llegó a un 15,6 por ciento de share que, a pesar de ser el más alto durante esa franja horaria, resulta muy bajo. Han sido muchos los que se han ido borrando de esta experiencia. Las sospechas de tongo, una tensión irrespirable que no generaba diversión entre el público sino cierta angustia, insultos, historias de amor imposibles e impensables; galas semanales y debates zafios, vacíos de contenido y aburridos; son algunas de las razones que han provocado una desbandada en los hogares españoles. El aburrimiento, el engaño (o la sospecha) y la demostración de fuerza bruta por parte de alguno, no suele funcionar.

Sea como sea, el colofón fue tan desagradable como el resto del programa. Y todo gracias a un presentador lleno de soberbia, de mala baba, de humor agrio que solo busca el sexo como vehículo de expansión de las chorradas que suele decir intentando ser gracioso y resultando bastante torpe. Jorge Javier Vázquez, el presentador, se enfrentó a Lucía Pariente (madre de Alba Carrillo y concursante en esta edición del programa). Amenazó, trató de pasar por encima de ella como si fuera una apisonadora, advirtió de poder dejar sin programas a madre e hija (no fue de forma expresa aunque pareció clara la intención), ejerció de macarra de cuarta que abusa de la parte débil y se queda tan ancho. Jorge Javier Vázquez se cargó una final sin despeinarse. Luca Onestini, el ganador, debe estar muy contento después de que su victoria quedase como segundo plato después del disparate que organizó el presentador.

Jorge Javier Vázquez sabe que los que tiene enfrente son presa fácil porque necesitan de él para comer. Y atiza trallazo tras trallazo si le viene en gana. Si bien es cierto que muchos de los que andan por las cadenas de televisión, haciendo el ridículo y mostrando la peor cara de las personas, se olvidan de que están en los platós y de por qué están allí sentados (por la misma razón por la que llegan otros nuevos y les ponen de los nervios por si pierden el curro), el presentador de Telecinco se ha olvidado de que es humano, de que todo o que comienza acaba y que no hay que ir tan sobrado por la vida porque uno se encuentra con la horma de su zapato en cualquier esquina.

La primera edición de ‘Secret Story: La casa de los secretos’ ha sido muy floja. La que llega con participantes anónimos puede serlo también; ya veremos. Lo que es seguro es que es una vergüenza poner a funcionar peones (participantes y colaboradores) insultando, diciendo barbaridades, intentandio tener minutos de presencia a base de generar conflictos, dolor a otros y llenando de necedad la pantalla del televisor.

Deberíamos pensar en lo que está pasando en el ocio ofrecido por televisión. No podemos ser tan cutres ni tan simples.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla