martes, 04 agosto 2020
22:07
, última actualización

Machismo a la catalana

Image
25 feb 2019 / 06:27 h - Actualizado: 25 feb 2019 / 07:16 h.
"Opinión","La vida del revés","Inés Arrimadas"
  • Inés Arrimadas en Waterloo. / EFE
    Inés Arrimadas en Waterloo. / EFE

Que las redes sociales se han convertido en una especie de amplificador de mensajes insultantes, de ideas locas y de mentiras peligrosas, es algo evidente. Que las redes sociales son la guarida de aquellos que no serían escuchados de ninguna otra forma es otra evidencia. Por cada persona que muestra un criterio sólido, interesante y relevante, son cientos de bobos los que dicen idioteces sin parar.

Las redes sociales son un campo de batalla en el que los mediocres tienen alguna posibilidad. Un disparate se extiende con rapidez lo diga fulano o mengano. Es un chollo para algunos.

Esta vez, el minuto de gloria ha sido para un tal Toni Albà. Por lo visto es cómico y trabaja en la televisión autonómica catalana. Debe ser que tendrá que renovar el contrato uno de estos días o algo así y ha decidido insinuar que Inés Arrimadas es puta. Sí, como lo oyen.

Decía este imbécil en un tuit (más o menos) que Inés Arrimadas debería quedarse en Ámsterdam porque «allí estaría como en casa» y tendría «todos sus derechos laborales respetados», refiriéndose claramente al Barrio Rojo de esa ciudad y a la regulación laboral de la que disfrutan las prostitutas. Es decir, insinuaba. Y, ahora, se defiende diciendo que el que quiere ver eso en su mensaje tiene un problema de comprensión lectora (en su cuenta de twitter se puede leer). Por tanto, además de ser un imbécil, anda escaso de valor y sobrado de ingenio de cuarta categoría.

Parece ser que no es la primera vez que este sujeto insulta a políticos que militan en partidos constitucionalistas.

Si a Pablo Casado se le ocurriese una insinuación similar y se la soltase a la independentista Elsa Artadi en las redes, teníamos montada la de San Quintín a los quince minutos. Si Pedro Sánchez dijera a este señor que no tiene ninguna gracia y que es un gilipollas, el escándalo llegaría a Estrasburgo. Pero lo dice un cómico catalán e independentista y la cosa es una gracieta que hay que respetar porque la libertad de expresión está por encima de todo.

Inés Arrimadas me parece una política que va creciendo con rapidez, que va a adelantar a Rivera en cualquier momento (no sabemos si por la derecha o por la izquierda), una mujer con criterio. Y creo, de verdad, que estos ataques machistas no tienen justificación alguna. Ni siquiera la libertad de expresión (que defiendo a capa y a espada) lo es.

Supongo que este bobo, llamado Toni Albà, sabrá que insultar y despreciar de este modo a la señora Arrimadas es lo mismo que insultar a todas las mujeres que no comulgan con las ideas independentistas. Si no lo sabe, que alguien le advierta del daño que hace a la convivencia en Cataluña. Si tanto ama su tierra debería empezar a usar la cabeza para pensar y no la cartera (la que le llenan en TV3) ni esa forma tan de machote que tiene para interpretar la realidad.

Un par de cosas más. Ese chiste es muy viejo, tan antiguo como desagradable. Y, afortunadamente, no hay que pensar que este asno representa a todos catalanes.


  • 1