jueves, 04 marzo 2021
13:25
, última actualización
Los medios y los días

Más madera que vienen los fachas

Image
21 ene 2021 / 04:00 h - Actualizado: 21 ene 2021 / 04:00 h.
"PP","PSOE","Ciudadanos","Sanidad","Infraestructuras","Movilidad","Vox","Transportes","Los medios y los días","Elecciones"
  • El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos (i), junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, en una imagen de archivo. EFE/José Manuel Vidal
    El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos (i), junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, en una imagen de archivo. EFE/José Manuel Vidal

Algunos sondeos indican que, en el ecuador de su mandado, si hubiera elecciones, el PP volvería a gobernar en Andalucía con el apoyo de nuevo de Ciudadanos y Vox. Y el PSOE se ha puesto manos a la obra para que eso no ocurra y los “fachas” no repitan resultados, de manera que vamos para Sevilla, no a hablar de Sevilla y Andalucía sino de votos y de candidatos. Venga ministros para acá, venga esa Cadena Ser en sus emisiones regionales abundando en lo mala que es la Junta de Andalucía actual.

Ya van dos ministros los que se acercan a la capital de los proyectos o Poyectópolis. Ábalos se ha reunido con unos y otros y habrá ido fijando candidatos y confabulaciones presentes y futuras. Como en Madrid le dirían “mira que allí te van a preguntar por la SE-40 y por el metro, etc., así que tú dales largas diciéndoles que tomas nota y que una vía abierta de diálogo con vistas al futuro inmediato”, eso es lo que ha hecho el ministro presionado por esas fuerzas poderosísimas que tiene la ciudad mejó der mundo, ésas que cuando se entrevistan con un ministro lo ponen tembloroso el tembleque le alcanza a Pedro Sánchez alias El Fantasma de la Moncloa (¿dónde está este hombre? Menos mal que ayer dijo algo por lo de la explosión en Madrid).

A continuación, llegó Salvador Illa que está como el coloso de Rodas, con un pie en cada lado de Hispania, uno en la Lusitania-Cartaginensis y otro en la Tarraconensis y aun así necesita otra pierna más para que en la Bética-Andalucía hablen de ministros que vienen a Sevilla. En su caso, no a visitar el renovado Hospital Militar sino a mitigar pandemias a distancia y de paso a tratar lo de los votos. El ministro de Sanidad tiene en la cabeza que todo lo que haga en el ministerio puede repercutir en su candidatura a la Generalitat, de manera que el hombre debe andar con cuidado para no caer en un desdoblamiento de personalidad, incluso en una triple personalidad, la madrileña, la andaluza y la catalana, algo que me recuerda lo que, en otro sentido, le ocurrió a Eva en la película gringa Las tres caras de Eva. Esto debe entenderse así: lo que no quieran los catalanes no lo quiere tampoco el resto de España.

¿Qué hacemos con Susana? Ella afirma que se va a presentar a la reelección y está la mujer en su derecho. Pero pululan las encuestas que, a pesar de que la señora Díaz está como en horas bajas porque su oposición se ve poco y cuando se ve es para decir siempre lo mismo, a pesar de eso no son tan malas para ella, se nota que aún hay en Andalucía una considerable resistencia a la derecha, acaso porque no haya tenido tiempo de hacer lo que hacen todos los poderes: crear un cinturón pretoriano de favores y unas ilusiones necesarias, he ahí en qué consistió el régimen del PSOE al que, no olvidemos, la gente apoyó como primera fuerza.

El panorama me trae a la mente las famosas Sevillanas de la Reina de Los Marismeños: “Cartas iban y venían desde Londres a Madrid”. ¿Por qué? Porque la cantidad de contactos que deben estar teniendo lugar entre Sevilla y Madrid debe ser de aúpa. Susana pugna para que no la echen y Espadas para que su apellido sea la espada de César, invencible. Más los otros, como la señora Montero que lo mismo sirve para susanista que para pedrista, tiene su mérito. No se pregunten ustedes que entonces qué socialistas piensan en Sevilla y Andalucía. Todos, por favor, todos, ¿no comprenden ustedes que esta cantidad de madera que se está echando en las calderas electorales es por el bien de los andaluces? Intentan que los fachas no nos sigan gobernando porque mientras el PP y Ciudadanos se apoyen en los fachas son todos fachas, el trifachito que le dicen.

De manera que primero se elije al mejor, esto es, al más sumiso y dócil, y luego se le dice que se ponga a gritar a los cuatro vientos que viene Franco, que vienen las privatizaciones, mientras desde Madrid intentan que lleguen a Andalucía todos los subsidios posibles, no infraestructuras serias, eso se deja para Catalunya y Euskadi, aquí con unas migajas compran votos y la gente pica, pan para hoy, hambre para mañana. Ellos, a seguir con la mamandurria.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía