jueves, 05 agosto 2021
18:53
, última actualización
Los medios y los días

Ni contigo ni sin ti...

Image
09 jul 2021 / 04:00 h - Actualizado: 08 jul 2021 / 19:11 h.
"Los medios y los días"
  • Europa press
    Europa press

Los mismos públicos que le dan la vida a los lugares de ocio nocturno les asestan también puñaladas de muerte, Hay que estar poseído por una necesidad irracional de “vivir” para destrozar los mismos sitios en los que dicen divertirse y gozar de la vida. Los propietarios pensarán aquello de la copla de Quintero, León y Quiroga: “Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio, contigo porque me matas y sin ti porque me muero”.

Es el arco de edad entre los 16 y los 30 y tantos el que se está espantando a sí mismo de las zonas que tan imprescindibles creen sus miembros para sus divertimentos. Contradictorio, ¿verdad? Los jóvenes invencibles, llenos de hormonas, los no vacunados, los que no suelen terminar en las UCIs y con unos días de fiebre les basta para recuperarse del covid y seguir adelante, ese personal se jode a sí mismo y al final termina afectando a los demás: vacunados, turistas y economía. Bastante desgracia tienen porque mientras más hundida esté la economía más tiempo tendrán que pedirle a sus papás el favor de que los mantengan aunque ahora las luchas generacionales son más indefensas que una oveja pastando, son los padres los que están encantados con los niños en casa, sobre todo si la pareja tiene ya poco que decirse, se aguanta por intereses varios y la madre ha terminado por sustituir al padre por el hijo varón en una conducta que si la viviera Freud daría saltos de alegría, lo mismo que si es el padre quien simpatiza más con su hija que con su señora.

Ha sido decir Sánchez abajo con la mascarilla, fuera el estado de alarma y por tanto el toque de queda y todo se ha desmadrado. Son medidas políticas de un tipo frío como un témpano al que hay que vigilar de cerca a ver cómo le va arreglando los problemas centrales de España. El tipo es listo, maneja como quiere a la gente y por mucho que los sondeos digan una cosa, si logra entenderse con los catalanes y aplicar los fondos de la UE como la UE desea la derecha no tendrá nada que hacer en los próximos comicios. Estamos ante una derecha desfasada que sólo ganaría por desaciertos ajenos, no por méritos propios.

Ahora bien, que Sánchez haga lo que crea que tiene que hacer para que no se le vayan los votos no quiere decir que no tengamos un gran problema que se llama nosotros mismos, el pueblo. Lo fácil es utilizar al gobierno para echarle la culpa y sentirnos nosotros mejor pero ya está bien de cobardías y de miedo a la autocrítica. Si nos permiten quitarnos la careta y salir por ahí sin horarios para regresar al nido pero indicándonos los requisitos y las recomendaciones para que la medida sea realmente efectiva y a pesar de todo nos importa todo un bledo por acción u omisión los culpables somos nosotros. No nos van a poner un guardia o un sanitario a cada uno para que nos recuerde las ordenanzas. Y para estos asuntos el ángel de la guarda parece que no es útil porque es de otro mundo, de otra dimensión.

Los del aeropuerto de Sevilla haciendo más planes para que lleguen y salgan vuelos hacia todos lados mientras que los posibles clientes enferman, los bares se cierran y otros países nos declaran zona prohibida. Somos un país de ancianos que más lo va a ser en el futuro. Somos un país de vacunados acojonados por quienes se creen inmunes a todo y de tan inmunes que se creen al final terminan derribando su propia casa. La vida no es más que una pérdida progresiva de energía, a más energía, menos cabales somos, puede que no resulte tan negativo ser un país de viejos porque a menos energía, más formalidad pero también menos ganas de decirle a nuestros correligionarios jóvenes que os vayan dando, que nos quedamos en casa pero de la poca pensión que me quede y de mis posibles ahorros no vais a ver ni esto, a currar, carajo, más curre y menos gintonic. Y si no tenéis trabajo formáis un escándalo y nos dejáis en paz a los que ya lo hicimos y luchamos por un país mejor. Queremos tomarnos un tinto de verano con chipirones en esos bares donde se come tanto como se bebe y vosotros nos los cerráis con vuestros cuerpos que en realidad son tigres de papel.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla