domingo, 16 mayo 2021
04:30
, última actualización
Los medios y los días

¿No era malo automedicarse?

Image
22 abr 2021 / 04:14 h - Actualizado: 21 abr 2021 / 21:16 h.
"Los medios y los días"
  • ¿No era malo automedicarse?

Endosar el primer pinchazo de una vacuna que necesita dos y dejar el segundo para cuando se crea conveniente y no para cuando hayan dicho los inventores de la vacuna es como ir al médico y luego tomarte las medicinas que te mande cuanto le salga a uno de sus meninges. ¿No habíamos quedado en que la automedicación es algo negativo? Pues miren qué macro-ejemplo de lo contrario por parte de los representantes del pópulo que en unos lugares del suelo patrio dicen que hay que aprovechar el primer pinchazo y en otros que afirman que hay que cumplir con el tratamiento como la ciencia manda.

A estas alturas de la película este asunto de la pandemia debería estar claro como el agua clara en lo que a su gestión se refiere. Pero no, no lo está, acabo de ser testigo de una infección de seis niños por interrelación y los rastreadores no aparecían y un centro de salud afirmaba que había llamado a los padres cuando era incierto porque ahora las llamadas quedan grabadas y se puede demostrar. Evidentemente que admiro el trabajo de los sanitarios que llevan el peso de esta cruz, pero hay quien confunde más que aclara. En el caso que digo daban a elegir a los padres si confirmar o no un posible contagio con un PCR, ¿qué es eso de dar a elegir? Esto es una emergencia, no hay que crear otro problema que unir al que ya se tiene sino despejar si existe infección o no. Punto.

El fondo de la cuestión está en unos gestores políticos mediocres y retraídos que colocan por delante los votos antes que la salud de los ciudadanos que representan. Primero, ¿qué es eso de diecisiete formas distintas de afrontar una pandemia como si hubiera diecisiete núcleos sociales incomunicados unos de otros, separados por murallas inexpugnables? Aquí, desde que empezó la covid estamos cargando y aguantando la falta de hombres y mujeres con sentido de Estado que hayan centralizado con valentía una política única para toda España sin mirar si se les vaciaban o no las urnas de votos.

Por tanto, primero: centralización del problema en manos de los mejores expertos sin mirarles el carné por si son de la cuerda o no, vamos a dejarnos de idioteces, un científico de verdad se casa con la ciencia, no con un partido político y esos son los que de verdad nos sirven. Segundo: código penal y cárcel para quienes se salten las normas porque si te meten en la cárcel por maltrato a una mujer, aunque pueda ser falsa la denuncia qué hay que hacer con quienes ponen en peligro la vida de cincuenta millones de personas porque se crean inexpugnables y más chulos que un ocho. Tercero: vacunarse es obligatorio, ¿cómo que voluntario? Usted se vacuna o se va del país, que estamos haciendo frente a un virus que no solo acaba con vidas humanas sino con la economía de países enteros, esto no es un cachondeo de se vacuna el que quiere y además le ponemos un solo pinchazo para así estirar más la teta de la vaca y aprovechar la poca leche que nos da, si las vacunas llegan tarde o lentamente, obliguen a que por el interés planetario suelten las patentes que eso se puede hacer.

Pero no, mejor mirar por los intereses de las poltronas electorales y por los de las grandes empresas privadas a pesar de que les hayamos soltado dinero público para que descubran las vacunas. Y encima, que apenas tengan responsabilidades ante la gente si algo les sale mal.

La Merkel se ha echado en sus espaldas la pandemia y a veces les ha dicho a los alemanes todo el mundo en su casa un par de semanas digan lo que digan los Lander. Pero decir Merkel y decir Pedro Sánchez es como nombrar al niño listillo y pícaro y a la madre decidida y poderosa que le puede dar de mamar al muchacho que tira balones fuera y prefiere que todo el mundo se automedique antes que mojarse las posaderas como es su obligación. Eso sí, para que le suelten el dinero con el que piensa comprar los votos españoles con vistas a las próximas elecciones generales le va a tener que hacer caso a la madre o, si no, le va a poner los glúteos como un pandero.


Edictos en El Correo de Andalucía