lunes, 29 noviembre 2021
04:34
, última actualización
Los medios y los días

No pasa nada en el PP

Image
10 nov 2021 / 04:56 h - Actualizado: 09 nov 2021 / 14:01 h.
"Los medios y los días"
  • La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el presidente del PP, Pablo Casado y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Alberto Ortega - Europa Press
    La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el presidente del PP, Pablo Casado y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Alberto Ortega - Europa Press

Tampoco es para que se enfade tanto un pequeño sector de personas que pensaban votar al PP y ahora en las encuestas se pasan a Vox. El jaleo interno del PP está ocurriendo también en Vox y sucede en todos los partidos. Los machos y las mujeres alfa se disputan entre ellos la predominancia en el colectivo. Salvando las distancias, es lo que sucede en el mundo animal no racional. En un momento dado nos dijeron que teníamos alma, que eso nos diferenciaba de los animales y nos lo creímos demasiado a pie juntillas. Pues claro que somos especiales, una especie muy especial, la única que es capaz de destruirse a sí misma, para empezar, y la única que es capaz de salvarse a sí misma, para continuar.

En el fondo, las pugnas internas son señal de buena salud, de que hay líderes, de que todo no gira en torno a un caudillo o a una reina. Ayuso, Casado, Núñez Feijoo -que es el más inteligente-, mi amada Cayetana, el alcalde Martínez-Almeida... Lío en la corte, como siempre, intrigas y confabulaciones, lo que sucede es que estas cosas deben llevarse con sigilo, por eso ha llegado Casado y ha mandado callar, ahora solo falta que le hagan caso. Disciplina leninista, chicos, que la parroquia se inquieta como cuando los padres discuten acaloradamente en una casa y los hijos se creen que se van a separar y los van a dejar desamparados.

Lo que veo yo es que vamos a tener que ir pensando en un sistema político más cerca del que tienen en EEUU. Los millenials del PP están en pugna, no hace falta ser de una generación u otra porque eso no es más que una división sociológica bajo la que late un ser: el humano, impermeable a todo lo que no sea mirar por sí mismo. ¿Qué necesidad tenía Ayuso de llevar a cabo esa demostración de fuerza? Ahorra energía, muchacha, guárdala y acumula más que eres joven, deja a Casado, a mí me gustas tú más pero hay algo que se llama dignidad, orgullo, y no vas a mandar a Casado a su casa con las orejas gachas y los sondeos a su favor. Además, tú has triunfado en Madrid pero por más que te empeñes Madrid no es España y a la gente no le gusta que se note tanto la ambición a pesar de que sea sana, porque es sana, ¿verdad? Aznar en su día era una mediocridad pero se hizo fuerte cuando tuvo que enfrentarse a Felipe González en Las Cortes y ahora a Aznar lo escucháis en el PP y a Felipe lo mandan a su hogar campestre a que tome sopitas y buen vino. Casado se hará fuerte también con la gimnasia parlamentaria y con los años.

Los millenials son demasiado impulsivos y yoístas y ahora toca disciplina leninista y a callar o a hablar en voz muy baja. De todas formas, estos tiempos son más propios de yanquilandia que de Europa y su tradición de partidos y coherencia. En el país de la libertad, Biden consigue cosas a veces porque algunos republicanos votan a su lado y al revés, hay demócratas que de pronto votan republicano. Es el mundo del yo, yo, yo, que es el mundo en general, el mundo del yo, yo, yo, en el que todos los yo, yo, yo, después hacen esencialmente lo mismo. ¿Se imaginan que aquí, en Las Cortes, el señor Sánchez alcanzara su presupuesto con sus votos del PSOE y otros del PP aunque no todos, y que en el Parlamento andaluz, el señor Moreno Bonilla sacara adelante el suyo o cualquier otra ley con la abstención de Vox, los votos en contra de una parte del PSOE y otros del PSOE votando a favor? Pues todo llegará. Las líneas ideológicas están cada vez más difusas y el personal cada vez mentalmente más confundido.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla