miércoles, 23 junio 2021
09:56
, última actualización
La vida del revés

¿Nos está invadiendo Marruecos?

Image
18 may 2021 / 12:34 h - Actualizado: 18 may 2021 / 12:44 h.
"Opinión","Inmigración","La vida del revés"
  • Fotografía: EFE
    Fotografía: EFE

¿Nos están invadiendo los marroquíes? Pues eso parece.

No se trata de un acto violento, no se trata de una declaración de guerra, ni siquiera es algo oficial. Pero lo cierto es que la población de Ceuta se eleva hasta los 85.000 personas (más o menos) y, en este momento, allí hay otras 6.000 llegadas en los últimos dos días. Es decir, han cruzado la frontera de España, de forma irregular, tantos como para que la población sea un 7 por cierto más. En las guerras convencionales, con un porcentaje mucho menor, se consideraba invadido un país (es verdad que aquí no hay carros de combate o fusiles de asalto).

Pedro Sánchez, mientras, dice que no pasa nada, que esto está bajo control y que no hay duda alguna sobre la soberanía española y esas cositas. Sin embargo, las imágenes que llegan desde Ceuta son más que preocupantes. Esto ha comenzado mal y puede terminar mucho peor. Suele ser así y no hay nada que invite a pensar en un final feliz.

Los Gobiernos débiles lo son para todo tipo de situaciones. Pedro Sánchez se empeñó en gobernar apoyándose en partidos minoritarios y plegados a los intereses del terruño que representan. Así nos va a todos. Que nadie dude que Gabriel Rufián mira de perfil lo que sucede en Ceuta y se frota las manos porque sabe que algo puede sacar de un Gobierno que es un poco más flojito que ayer. Lo mismo les pasa al resto. Y, mientras, los jóvenes marroquíes correteando por las calles de Ceuta con total libertad. La angustia de los comerciantes ceutís va en aumento; la inseguridad de los ciudadanos es absoluta; el miedo que viven nuestros compatriotas es doloroso.

El señor Sánchez debería empezar a pensar que España es mucho más que su despacho en La Moncloa, que los intereses nacionales son mucho más importantes que los suyos propios y que, cuando las cosas se ponen feas (y esta invasión o como quieran llamarlo es fea de verdad) hay que tomar decisiones difíciles y contundentes. Si no interrumpe la entrada masiva de inmigrantes, el efecto llamada será brutal y en un mes tendremos a miles de personas nadando alegremente hasta nuestra costa. Y no habrá solución que no sea violenta. Mejor que se tomen medidas fuertes ahora que puedan evitar conflictos posteriores. Y si le cuesta el puesto a alguien que le cueste. Ya está bien de tanta desfachatez.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla