jueves, 26 noviembre 2020
21:25
, última actualización
La Tostá

Numerito en el Parlamento andaluz

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
20 nov 2020 / 07:40 h - Actualizado: 20 nov 2020 / 13:05 h.
"La Tostá"
  • María José López / Europa Press
    María José López / Europa Press

TAGS:

¿Recuerdan cuando el diputado aragonés Labordeta mandó a la mierda a la bancada popular en el Congreso? Sí, en 2003. Aquellos sí que eran insultos y salidas de tono. Un diputado de izquierdas, antifranquista y cantautor, mandando a la mierda a la derecha cavernícola porque le habían dicho “cantautor de las narices”. Que no es lo mismo que decirle a alguien “heredero del franquismo”, como hizo ayer Susana Díaz con los miembros de Vox en el Parlamento de Andalucía, aunque no directamente sino como reproche al presidente Juan Manuel Moreno. Como la presidenta del Parlamento no dejó hablar al exaltado Alejandro Hernández, portavoz del partido ofendido, perdió los nervios y dijo “a la porra” y “a tomar porculo”. Le faltó el canto de un duro para hacer algo más grave, porque entre Susana Díaz y la presidenta lo habían sacado al hombre de sus casillas, como sacaron los populares al cantautor aragonés con sus carcajadas y miradas de desprecio. “Ataque machista”, así calificaron el enfado de Alejandro Hernández ayer en el Parlamento andaluz. Pedirá disculpas, supongo, porque estuvo feo, aunque fuera porque perdió los nervios. Parece ser que este señor es muy correcto, según periodistas que cubren la información en el Parlamento andaluz, pero ayer no lo parecía y protagonizó un momento lamentable. ¿Fue una provocación de la expresidenta Susana? No me cabe la menor duda. Improvisada, quizá, pero lo fue. Lo de “herederos del franquismo” es, en estos momentos, algo delicado por todo lo que está pasando en el país y la deriva que ha tomado el discurso político de unos y otros. “Herederos del franquismo”, “herederos de ETA”... Tanto el franquismo como ETA pasaron ya, son historia, pero hay quienes no quieren que lo sean y no se habla estos días de otra cosa. Mientras tanto, el Gobierno aprovecha la pandemia para seguir al pie de la letra la hoja de ruta de Pablo Iglesias. ¿De quién es heredero el líder de Unidas Podemos, del chavismo venezolano o de los que quemaban iglesias y mataban monjas en la II República española? ¿Es que no vamos a acabar nunca? Alguien dijo que cuando los gobernantes pierden la vergüenza, el pueblo les niega el respeto. Demasiado respeto le tienen los ciudadanos al forraje que hay ahora mismo en la política española.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016