domingo, 19 septiembre 2021
00:02
, última actualización

Pablo Iglesias, la pistola y los ‘españoles idiotas’

Image
07 sep 2021 / 11:27 h - Actualizado: 07 sep 2021 / 13:14 h.
"Opinión","Política","Pablo Iglesias"
  • Pablo Iglesias. / EFE
    Pablo Iglesias. / EFE

He leído con gran atención el artículo publicado por Pablo Iglesias el pasado 4 de septiembre en ctxt.es. Nada nuevo, no aporta una sola idea que no esté ya discutida, gastada, pulida o desechada desde hace tiempo. Lo que sí me ha hecho alzar la ceja es la falta de decoro con la que Pablo Iglesias se coloca al lado de la mano que le da de comer. Ahora, ha encontrado su sustento en Cataluña y todo es peligro para el independentismo que llega desde un españolismo rancio, cutre y criminal.

El contenido del artículo es muy básico. Es casi más importante la imagen de una pistola (una Luger P08, la que utilizaban los nazis) en la que están grabas algunas cosas: Prensa, Vox, PP y el número 78 (haciendo referencia a nuestra Constitución, a nuestra Transición, a lo que somos). ¡Una pistola!. Él, hace poco, montó un escándalo por las tres balas que alguien le había enviado dentro de un sobre. Con razón, desde luego; con la misma que tendrían los que, ahora, le podrían poner las peras al cuarto por esa pistola que ilustra su artículo. Pero lo que hace él es cristalino, necesario y puro.

Aunque el contenido es bastante pobre, conviene leer con atención porque Iglesias reparte mandobles a diestro y siniestro aunque bastante maquillados. Por ejemplo, dice (entre líneas) que los ciudadanos no votan después de reflexionar, de haber leído programas electorales, asistido a debates televisados y tomando una última decisión soportada sobre un criterio sólido. No, no, no. Son los medios de comunicación los que condicionan el voto de modo que si hay más medios cercanos a la derecha, España es de derechas. Es decir, los españoles somos unos indigentes culturales, unos incapaces, unos ciudadanos de medio pelo que no deberían votar. Iglesias debe pensar que solo son aptos los que leen, escuchan o ven en las pantallas de televisión esa información objetiva, seria y fidedigna que el propio Iglesias nutre con su enorme sabiduría.

El resto del artículo habla de españolismo rancio, de ataque frontal a las competencias de las Comunidades Autónomas, de ilegalización de partidos nacionalistas e independentistas si la derecha llega a gobernar en España... A mí tampoco me gusta nada de eso, pero no creo que millones de personas voten a la derecha española por ser una especie de idiotas manipulados sin compasión por los medios afines a PP y Vox. Es más, si algún día vemos a Vox en el Gobierno de España habrá que pensar que están porque el electorado español así lo ha decidido. Del mismo modo que se asistió a la llegada de Unidas Podemos al Gobierno de España. Ni más, ni menos.

Que en España la derecha y la ultraderecha están tomando posiciones es una realidad. Pero eso no nos pone en mayor peligro o nos hace peores. Tenemos lo que votamos. Y lo que no puede ser es que si no me gusta el resultado diga que todo es una mierda y que la Constitución está caduca, y que bla bla bla.

Incido en una cosa graciosa. Iglesias se pliega sin decoro alguno a los intereses catalanes. Llega a decir: ‘¿Qué ha pasado en los últimos 10 años para que estemos en una situación tan peligrosa si la derecha vuelve junto con la ultraderecha al Consejo de Ministros? Ha pasado el independentismo catalán y Podemos. Esos dos actores hicieron saltar por los aires el sistema de partidos en España; la única estructura de poder que los ciudadanos pueden cambiar votando’. Olvida algún detalle el señor Iglesias como, por ejemplo, que Vox ha hecho saltar por los aires eso mismo aunque desde la derecha.

El artículo es tendencioso y muy aburrido. Nada que no supiéramos ya del personaje que firma el texto.

Lo de Iglesias es un no parar.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla