Menú
Los medios y los días

Pensiones y mundo nauseabundo

Image
29 may 2022 / 04:00 h - Actualizado: 29 may 2022 / 04:00 h.
"Periodismo","Pensiones","Los medios y los días","Medios de comunicación"
  • Jubilados. / El Correo
    Jubilados. / El Correo

A mí y a los de mi generación, los baby boomers y similares, ¿qué pensión nos espera? ¿Y a los jóvenes? Dice el Banco de España que nuestra deuda pública va a llegar al 150 por ciento del PIB. en un encuentro organizado por la CEOE y Cepyme con el consejero delegado de Cepsa, Maarten Wetselaar, Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, fue preguntado por la reforma de las pensiones. Garamendi no dudaba en afirmar: «Lo que Europa nos está diciendo es que el sistema de pensiones no es viable». Aclaraba que cuando ellos aprobaron el plan del Pacto de Toledo, «exigimos un factor de sostenibilidad», algo que a ojos de Garamendi no se está cumpliendo: «lo que plantea el Gobierno es una derrama». Y aseguraba que los agentes del Pacto de Toledo deben volver a sentarse «de manera seria», y dejar de «trabajar en clave electoral», y pasar al «plano actuarial». Para el presidente de la CEOE es importante plantearse «¿cuántos años debemos pagar? ¿a qué edad tenemos que jubilarnos? ¿cuáles son las tasas de mortalidad?», y defiende que hay que ver «dónde están los gastos y los ingresos».

Garamendi sostiene que, lo que no quiere que pase, es «que quiebre el sistema de pensiones ni el Estado». Al contrario de lo que sostiene el ministro Escrivá, las declaraciones del presidente de la CEOE y del comisario europeo de Economía, no son un bulo, son una forma muy fina de decir que el sistema está quebrado, que la edad de jubilación debe aumentar drásticamente y que las cuotas sociales que se pagan no se pueden sostener.

Yo ya he dicho que me voy a jubilar a los 70 porque la universidad lo permite y porque mi trabajo me desarrolla como persona, no es un castigo divino, a mí Eva me hizo un favor dándole a Adán la manzana prohibida, claro que todo lo que tengo me lo he tenido que currar de lo lindo, a veces contra viento y marea. Ahora bien, me gustaría vivir sin estos sobresaltos de ahora y saber qué va a ser de mi vida porque le tengo que pagar una hipoteca al ladrón del Santander -son ladrones legales, pero ladrones porque las leyes las hacen los ricos- y creo que me he ganado un retiro digno, he publicado cerca de 30 libros especializados más numerosos artículos científicos y capítulos de libros. Quince años de mi vida ejerciendo el periodismo y más de treinta en la universidad. La mayoría de mi producción científica apenas me ha dado beneficios de consideración, hago de Estado pasando pensiones a mis ex y encima mi declaración de Hacienda me sale a pagar porque ya no desgrava casi nada. Gracias a mis impuestos viven personas a las que se les ofrece un trabajo y lo rechazan para estar bajo las ubres del Estado y yo, que siempre he sido comunista, he abandonado esa ideología hace años por dos motivos: uno es intelectual que ya he explicado en mi librote Evolución, Historia y Comunicación en un mundo digital. El otro es por simple observación participante de la conducta del pueblo al que el comunismo pretende defender. Lenin no hubiera permitido este cachondeo popular, el líder bolchevique coincidía con La Biblia: el que no trabaje, no come.

Por otra parte, me hallo en el seno de un sistema que desde hace mucho tiempo gira sobre sí medio muerto: el mercado. No hacen más que echarle la culpa al gobierno y a los políticos en general del paro, los ricos quieren menos impuestos, como siempre. Eso no es nuevo, menos impuestos es algo implantado por la derecha y por la izquierda. ¿Cuál es el resultado? Si estamos en el capitalismo es el capitalismo el que debe seguir creando riqueza además de pensar tanto en cómo quitarse a los trabajadores de encima con el ciber. ¿Qué ha conseguido? La gran dimisión, los medios del sistema tratan de quitarle hierro al asunto, pero lo cierto es que los trabajadores abandonan sus puestos de trabajo porque no pueden con tanta tensión. Las depresiones y los suicidios aumentan. ¿De todo eso tienen la culpa los políticos? Digamos que sí, pero, ¿y si se plantan ante el mercado? Entonces los llaman populistas, dictadores, sátrapas, genocidas, de todo, a través de las voces de sus amos que son los medios de comunicación.

De este mundo nauseabundo tiene que salir mi pensión. Y, lo que es aún más importante, la de los jóvenes actuales, el futuro del mundo. ¿Qué va a ser de ellos?


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos