Por favor, divulguen esto

Image
15 nov 2021 / 12:50 h - Actualizado: 15 nov 2021 / 12:54 h.
$hmKeywords_Schema
  • Audiencia de Sevilla.
    Audiencia de Sevilla.

Para enfocar la gravedad del asunto que trato, diré que en los foros de abogados laboralistas a los que pertenezco nos pasamos los señalamientos judiciales a ver quien bate el récord del juicio señalado con mas retraso. Y si estoy actualizado, en Sevilla vamos por mayo del año 2026 para celebrar un juicio, cuya demanda fue presentada en 2021. Sencillamente abusivo, insoportable. Para calificar esto hay que acudir a un termino soez, porque con el lenguaje correcto y educado no se puede.

Y lo peor: ¿Aprecia alguien un clamor social por tamaña monstruosidad? Yo no.

La jurisdicción social, por si alguien queda que no lo sepa, conoce de asuntos entre empresarios y trabajadores, cooperativas, autónomos dependientes, libertad sindical, huelga, acoso laboral, prestaciones de Seguridad Social, incluidas la protección por desempleo, accidentes de trabajo, etc.

Nos afecta a todos mucho.

Si un empleado tiene que percibir una indemnización de despido, sufre demoras de hasta tres años. Sabiendo eso, el empresario aprovecha la situación y aprieta, como cualquiera haría. Para un impago de salarios, el empleado se enfrenta a veces a cuatro años hasta celebrar el juicio. Las empresas colapsan también por no poder resolver sus asuntos a tiempo. Los asuntos de pensiones de seguridad social, (invalidez, viudedad, etc.) o cualquier asunto relacionado con prestaciones, incluidas las de desempleo, que son el sustento de familias enteras, demoran mas de cinco años para celebrar juicio.

Resulta hilarante recordar que hace 20 o 25 años, sin informática y con tres oficiales y medio, un juzgado de lo social tramitaba de 2.500 a 3.000 asuntos anuales, y señalaba juicio a los dos o tres meses de haberse presentado una demanda, con sentencia en quince días. Yo lo he visto. Fue una jurisdicción tan ágil y dinámica, que agobiaba a los profesionales, porque no daba tiempo a preparar los juicios, y hoy es una vergüenza. Con mas funcionarios por juzgado, y la implantación de medios tecnológicos avanzados, tramitan en torno a 1.100 asuntos por juzgado en el mejor de los casos.

No es cuestión de dinero ni de medios. Dejemos de llorar y de pedir. Hagamos autocrítica y después pedimos. Es cuestión de personas. No se trabaja con dinamismo, con ganas de resolver, se tramita por tramitar.

Los abogados y graduados sociales no nos ocupamos de negociar los asuntos hasta el día antes del juicio, consumiendo fechas que pudieron aprovecharse para celebrar otros juicios si se hubiese negociado antes. Algunos funcionarios no cumplen horarios, están distraídos, y no están formados; los secretarios judiciales, no los apremian, porque no quieren enfrentamientos, y consienten deficiencias. Los jueces son sustituidos cada dos por tres, y a veces están ocupados dando cursos y seminarios.

Todo lo relatado es legal, y puede hacerse, pero produce un resultado caótico. Desmotiva al funcionario eficaz, al secretario eficiente y al juez que llega con ganas de resolver asuntos.

Cuando se sirve en esta jurisdicción (bien como abogado, graduado social, o personal de justicia) esto no se puede consentir. Los ciudadanos no se lo merecen.

No estamos aquí para hacerlo tan mal señores. Arreglemos esto de una vez, porque a mi me da vergüenza, formar parte de este desaguisado.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla