viernes, 07 mayo 2021
22:19
, última actualización

¿Por qué es bueno hacer running?

Image
21 abr 2021 / 16:55 h - Actualizado: 21 abr 2021 / 17:03 h.
"Opinión"
  • ¿Por qué es bueno hacer running?

TAGS:

Hacer running, o si lo prefieren correr por el parque (que es como se ha llamado toda la vida y que sigue siendo la misma cosa a pesar de llamarlo con una palabra inglesa que sirve para cobrar a precio de oro cualquier prenda deportiva) es bueno para muchas cosas. Una de ellas es para descubrir personas.

Ayer, mientras servidor iba como pollo sin cabeza por el parque (me aburro y hago giros imposibles y tomo rutas completamente absurdas) me encontré con esa chica que insiste en correr con la chaqueta del chándal (se sigue llamando chandal ¿no?) atada a la cintura para disimular lo que ella cree que son unas caderas excesivas; me crucé un par de veces con el que se compra una prenda llamativa cada quince minutos para lucir poderío entre el resto de corredores; vi a la mujer jubilada que corre cada día aunque llueva , truene o nieve, y la saludé con un movimiento de cabeza porque ya somos como de la familia. Me sorprendió cómo ha perdido peso el tipo del chándal gris; al menos han sido veinte o veinticinco kilos. A este hombre le debió pegar un zurriagazo el corazón, o la tensión arterial se le disparó, o algo así. Y se lo está tomando en serio. Me hace mucha gracia la chica de las trenzas: siempre hablando por teléfono y discutiendo con el que está al otro lado. Le pone histérica y termina apretando el ritmo como si no hubiera un mañana. Ay, los amantes; hay que ver lo sacrificado que es el amor prohibido. Corren y sudan sin control, pero están juntos una hora diaria sin levantar sospechas. ¿Y los chicos que quieren llevarse al huerto a las chicas (o viceversa)? Espero que el esfuerzo merezca la pena.

Haciendo running se hacen amigos, se hacen romances, se hacen pellas y se hacen kilómetros, sobre todo muchos kilómetros de asfalto o tierra o vida.

Si quieren descubrir un mundo nuevo y desconocido, corran, corran, corran. Y no dejen de imaginar historias y vidas y sufrimientos y secretos... Es la sal de la vida.


Edictos en El Correo de Andalucía