viernes, 07 mayo 2021
00:00
, última actualización

Por un servicio cívico voluntario

Image
04 jun 2018 / 20:35 h - Actualizado: 04 jun 2018 / 22:14 h.
"Laboratorio ciudadano"

Macron en Francia pretende crear una mili cívica obligatoria de un mes de duración para que todos los jóvenes conozcan mejor la República y se comprometan en su defensa. En España, Ciudadanos, el partido casi hermano en la senda del macronismo, ha puesto en marcha la plataforma España Ciudadana como una herramienta para favorecer «la cohesión social frente a los populismos y los nacionalismos» y de paso captar votos para su formación entre las personas que piensan que la patria está en peligro.

Una de las recetas para combatir la creciente desafección de la población hacia la política, las instituciones y, en definitiva, el Sistema, es hacer que la gente conozca mejor los engranajes del Estado y que éste sea más limpio y transparente. Pero, los buenos propósitos o las formulaciones retóricas no bastan para conseguir el objetivo de una ciudadanía responsable, comprometida y activa que no se deje manipular con facilidad.

En la línea apuntada, habría que implementar un servicio cívico voluntario con suficientes estímulos o incentivos para ilusionar a la juventud como el que existe en Francia desde hace años. De paso serviría para dinamizar el tercer sector de las ONGs y entidades sociales que, desde el estallido de la crisis y la posterior austeridad, han visto caer los presupuestos destinados a fines sociales dentro y fuera de España.

El servicio cívico debería incorporar la dimensión intergeneracional y abrirse al voluntariado de las personas mayores, un sector de la población que aumenta su peso demográfico con gran rapidez y al que se le brindan pocas ofertas imaginativas y estimulantes que vayan más allá del ocio o el asistencialismo.

Implantar un servicio cívico que trascienda la mera propuesta electoralista requiere de un consenso amplio y reforzado que articule a las administraciones públicas, a todos los partidos políticos, a los sindicatos, a las confesiones religiosas y a la sociedad civil en su conjunto.


Edictos en El Correo de Andalucía