martes, 20 abril 2021
06:00
, última actualización

Primeras medidas frente al reto demográfico

Image
13 mar 2017 / 22:50 h - Actualizado: 13 mar 2017 / 22:50 h.
$hmKeywords_Schema

El Gobierno ha tomado las primeras medidas para abordar el reto demográfico que tiene España: caída de la natalidad, envejecimiento de la población y abandono del medio rural. Ha creado el Comisionado del Gobierno frente al Reto Demográfico y ha nombrado a su primera responsable: Edelmira Barreira, senadora gallega y portavoz adjunta del PP en la Cámara Alta.

La primera tarea que tiene el nuevo organismo es elaborar una Estrategia Nacional que contemple de una manera global y transversal las soluciones a este problema, planteado en la última Conferencia de Presidentes de Comunidades Autónomas del 17 de enero de 2017 y en la que se encomendó al Gobierno adoptar medidas concretas para afrontarlo.

La Moncloa, en su comunicado sobre la importancia del reto, señalaba que «el desequilibrio de la pirámide poblacional, fenómeno común en los países de nuestro entorno, es especialmente grave en España, donde diez comunidades autónomas cuentan con un saldo vegetativo negativo. Se ha pronosticado una pérdida de más de medio millón de habitantes en 2031 y de más de cinco millones de habitantes en 2066.».

Que la primera comisionada sea gallega –de Ourense– es razonable porque esa comunidad es la que tiene un mayor problema de despoblación del medio rural y de envejecimiento. Uno de los primeros encuentros de la flamante comisionada, cuyo cargo tiene el rango de subsecretaria, ha sido con la Junta de Castilla y León, la otra gran comunidad afectada por el reto demográfico.

Habrá que estar atentos a la composición de los grupos de trabajo que se van a crear para la elaboración de la Estrategia Nacional para ver si responden al pluralismo político y territorial que cualquier política de Estado debe tener en cuenta, si se buscan propuestas eficaces y coordinadas. Andalucía tiene desequilibrios demográficos entre su litoral y el medio rural, más envejecido y vacío, que requieren un mayor esfuerzo estatal para corregirlos.


Edictos en El Correo de Andalucía