miércoles, 21 octubre 2020
08:53
, última actualización
La vida del revés

¿Puede una mujer trans jugar al rugby contra otra mujer?

Una mujer trans es, ni más ni menos, una mujer. Y aquí acaba todo el discurso. Pero algunos se empeñan en generar falsos debates que discriminan y embarran la situación. Y en rugby, ese barro debe quedar en la cancha de juego

Image
16 oct 2020 / 12:32 h - Actualizado: 16 oct 2020 / 12:37 h.
"Deportes","Opinión","Rugby","La vida del revés"
  • El caso de la australiana Hanna Mouncey ha suscitado una gran polémica entre sus rivales. / E. C.
    El caso de la australiana Hanna Mouncey ha suscitado una gran polémica entre sus rivales. / E. C.

La World Rugby prohíbe competir a las mujeres trans en las competiciones internacionales de primer nivel. Así, como si no pasara nada del otro mundo. Con impunidad, con todo el cuajo del universo.

Podría parecer que se abre un intenso debate en el mundo del deporte sobre un asunto nuevo, pero eso es falso. El debate es el mismo de siempre: ¿Esta la sociedad actual preparara para asumir la transexualidad con naturalidad y dentro del ámbito de la tolerancia? ¿O seguimos arrastrando los prejuicios de siempre respecto a los colectivos LGTBQ? ¿Se gestiona con cierta decencia en el mundo del deporte todo lo que tiene que ver con el colectivo LGTBQ? A la primera, no. A la segunda, sí. Y a la tercera, no. Ni una buena contestación que llevarse a la boca.

El presidente de World Rugby en Bill Beaumont. Fue jugador, un buen jugador. Ahora, parece muy interesado en que el rugby vuelva a sus orígenes, en que los valores de este deporte queden a salvo. Y para ello carga contra las mujeres trans. Todo parece indicar que alguno de esos valores tiene que ver con la idea de pecado y homosexualidad que tanto arraigo tuvo en el Reino Unido durante siglos; o con las prácticas represivas contra el colectivo.

World Rugby ha presentado un informe en el que se afirma que "la seguridad y la justicia no están garantizadas cuando las mujeres compiten contra mujeres transgénero en rugby con contacto" (es necesario aclarar que la norma sirve para el rugby sin contacto). Por otra parte, el informe dice: "Es conocido que los varones biológicos, en cuya pubertad y desarrollo influyen los andrógenos como la testosterona, son entre un 25% y un 50% más fuertes que las mujeres biológicas, un 30% más potentes, un 40% más pesados y un 15% más rápidos". (La norma tampoco afecta a las mujeres trans que no llegaron a pasar la pubertad).

Lo que no dice ese informe es que existen documentos científicos en los que se afirma que las mujeres trans llegan a perder un 30 por ciento del rendimiento al transicionar debido, fundamentalmente, a los tratamientos hormonales. Lo que no dice el informe es que el rugby es un deporte en el que el peso, la fuerza o el tamaño del jugador enriquece el deporte puesto que la diversidad es seña de identidad; no dice que el rugby es un deporte en el que manda el colectivo y no la individualidad. Ante la fuerza bruta, el jugador utiliza la inteligencia, la velocidad, la explosión de sus movimientos. Los aficionados al rugby están muy acostumbrados a ver en el campo jugadores de todo tipo, de distintos pesos, más o menos rápidos. Y los aficionados al rugby jamás hubieran entendido que no dejasen jugar a Jonah Lomu (1,96 cm. de altura; 120 kilos de peso) por si pudiera hacer daño a sus rivales o por jugar con ventaja dada su condición física extraordinaria. Hablar de justicia o de seguridad en el rugby puede tener relación con muchas cosas aunque en ningún caso con el género o el sexo de las personas. Eso es, sencillamente, estúpido.

El debate, por tanto, se centra en si el mundo del deporte y, en concreto, el rugby, es capaz de abrir las puertas a la modernidad. Y me temo que, de momento, es no a todo.

Siempre he pensado que queremos parecer mucho más modernos de lo que somos, mucho más tolerantes de lo estaríamos dispuestos a ser. Mucho escaparate y poca verdad. Seguimos anclados a lo de siempre. Un gay es raro y un trans ni te cuento. Esa es la verdad. Es injusto, debería darnos vergüenza, pero es lo que hay. Y es una pena porque empequeñece al ser humano. La falta de tolerancia ha sido la gran lacra del ser humano desde siempre. Y ahí sigue. Intacta.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016