viernes, 06 diciembre 2019
06:14
, última actualización
La Tostá

Pues sí, es un fraude

Manuel Bohórquez @BohorquezCas /
14 nov 2019 / 08:12 h - Actualizado: 14 nov 2019 / 08:14 h.
  • Pues sí, es un fraude

No me refiero solo a Pedro Sánchez, sino a todos. Si ante unas elecciones generales, el candidato de un partido hace unas promesas y no las cumple, es fraude electoral sin discusión alguna. O sea, que la victoria del candidato del partido socialista es una estafa porque se hartó de decir que era imposible una coalición con Unidas Podemos, “por lo que nos separa”, y al final gobernarán juntos. Es el mayor de los engaños y ya está bien de defraudar a los ciudadanos y a los votantes. Esto valdría también para Felipe González, Mariano Rajoy, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. Rajoy incumplió dieciséis promesas importantes en su mandato y no pasó nada. Las promesas están para ser cumplidas, pero en política, si no se cumplen nunca hay dimisiones. Otra cosa es prometer que jamás vas pactar con el populismo, el comunismo bolivariano y la extrema izquierda, y luego hacerlo. Es lo que ha hecho Sánchez de una manera miserable: traicionar a sus votantes, aunque es cierto que a muchos no les ha parecido mal el anuncio de gobernar con Unidas Podemos. Pero a otros sí y no hay derecho al engaño. Casi ochocientos mil votos ha perdido el Partido Socialista en las últimas elecciones, y supongo que habrá sido en parte porque sus votantes se olerían el pastel. Me quedé en casa porque sabía que mi voto acabaría en la mochila de Iglesias, y no me da la gana que este señor viva a cuerpo de rey con mi voto, que nunca le daría de forma directa. Pues así es todo, y así nos va. Por tanto, si se habla de fraude electoral no es ninguna tontería, lo diga Abascal o Casado. ¿Quiere decir esto que el posible gobierno de PSOE y Unidas Podemos, conjuntamente con otras fuerzas minoritarias, no va a ser legítimo? Sí, lo será, pero no tanto como si no hubiera existido el engaño. Más de Sánchez que de Iglesias, porque el líder de Podemos insistió en la campaña en que la única salida al bloqueo era un gobierno de coalición con ambos partidos.


  • 1