Menú
Los medios y los días

Qatar para trincar, Rusia para condenar

Image
25 nov 2022 / 04:00 h - Actualizado: 25 nov 2022 / 04:00 h.
"Los medios y los días"
  • Jesús Hellín / Europa Press
    Jesús Hellín / Europa Press

Muy coherente. En 1996 se fundó en Qatar la televisión Al Jazeera con dinero del emir. Desde ella, Bin Laden lanzó al mundo, en persona, y metralleta en mano, todos los comunicados que le dio la gana y justificó los atentados contra las Torres Gemelas. Occidente quería cerrarla, la llamaba televisión terrorista. Ahora manda allí a sus equipos de fútbol para que todos los que puedan trinquen dinero de la FIFA y de la familia del emir que fundó Al Jazeera. Mientras, la Eurocámara declara a Rusia como Estado patrocinador del terrorismo. Hay denuncias en la ONU sobre supuestos laboratorios en Ucrania donde Estados Unidos estaría experimentando con armas químicas y biológicas y en eso la ONU no quiere entrar. Sí, todo muy coherente.

A Qatar van los equipos de los países democráticos sabiendo que allí hay unas leyes y unas costumbres, todo, por ejemplo, por negociaciones, hace unos años, de los entornos de Platini y de Sarkozy para vender armamento francés a Qatar, entre otros intereses. Si uno va a casa de alguien y sabe dónde se mete también debe saber que cada cual es dueño de su morada y allí los dueños son el emir y su familia. Si el islam es enemigo del alcohol lo más lógico es que no te dejen beber alcohol en los campos de fútbol de Las Mil y Una Noches que se han levantado a base de muerte, sangre, sudor y lágrimas. La cerveza tiene alcohol, ¿verdad? Al menos la que beben los futboleros. Bien, pues en el estadio no se bebe, se hace fuera, en sitios reservados para eso. De esta forma no hay mal que por bien no venga: los jugadores, entrenadores y equipo arbitral están a salvo de que los civilizados ciudadanos demócratas les lancen botes de birra que les golpeen la cabeza a alguno.

Para hacer pipí, ¿dónde va usted? ¿Se lo hace en las gradas de los campos de fútbol? No, ¿verdad? Va al WC. Pues para beber, lo mismo, a los lugares reservados para empinar el codo. Las gradas son para pasárselo bien o mal civilizadamente y, sin embargo, como hay bestias que lanzan de todo, habrá que tomar medidas, la democracia es tan demócrata que no toma medidas drásticas para que la gente pueda ir tranquila al fútbol. Bueno, pues el emir sí que las toma, de acuerdo con sus principios que no nos gustarán pero son los suyos, en la democracia se implantan determinadas medidas y ya están hablando de represión y dictadura, hoy al que tiene las cosas claras le llaman elitista o facha. Tendrá que ser el propio emir o su pueblo quienes impulsen cambios; nosotros si no nos gusta aquello no vamos y en paz. O mandamos a los marines y a toda la OTAN a que desarreglen más todavía el asunto.

Los jugadores de Alemania se hacen fotitos con la manita en la boca porque no les dejan llevar el brazalete arcoíris del movimiento LGTBI. Pero luego pasan por caja para trincar mientras su país y otros envían armas a Ucrania, bastantes de las cuales terminan en el mercado negro y en ese mercado pueden ser adquiridas por terroristas que tal vez maten alemanes, ingleses, franceses o españoles mientras en plena calle gozan de las fiestas navideñas. Si tanto os solidarizáis con los derechos humanos no acudáis al mundial, criaturas, ya está bien de gestitos, vamos a los hechos sólidos. Eso sí, el Estado que patrocina el terrorismo es Rusia, sus deportistas tienen la culpa de los pecados de Putin, con ellos no hay solidaridad, son unos patrocinadores del terrorismo, nosotros patrocinamos la paz, nos relacionamos futbolísticamente con la Madre Teresa de Calcuta y con Gandhi, no hemos roto un plato en la vida, al revés, ponemos el plato para que la FIFA y el emir lo llenen de euros y de dólares. Y a seguir con la farsa.

La verdad, no sé para que me meto en esto ni me preocupo si lo que tengo que hacer es celebrar que España ha ganado por 7 a 0 nada menos que a Costa Rica. Pasen por caja, vencedores y perdedores. ¿O lo prefieren por Bizum?


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos