¿Qué esperamos de la COP27?

Image
02 nov 2022 / 10:44 h - Actualizado: 02 nov 2022 / 10:46 h.
"Clima","ONU","Cambio climático"
  • ¿Qué esperamos de la COP27?

Que estamos en medio de una poderosa crisis climática ya casi nadie lo pone en duda. Una crisis que se agrava lamentablemente y va dejando desastres en muchos rincones del planeta. La temperatura media en la superficie de Europa cerró en 2021 con medio grado por encima del promedio de 1981 a 2010. Tras un verano abrasador, Europa vive un otoño inusualmente cálido y una severa sequía ha afectado a los grandes ríos de Europa y China, huracanes devastadores han azotado la costa este de los Estados Unidos y el Caribe. Añado solo algo más, aunque la lista de anomalías sería interminable: en Pakistán, las inundaciones han engullido alrededor de un tercio del país y han obligado a decenas de millones de personas a huir de sus hogares. Los trastornos climáticos seguirán intensificándose.

En los próximos días, líderes mundiales, responsables gubernamentales, expertos, empresarios, representantes de la sociedad civil, académicos y líderes de opinión se reunirán en la conferencia climática anual COP27 en Sharm el-Sheikh, Egipto, para discutir cómo abordar la crisis climática.

El éxito de la COP27 no está garantizado, ya que los temas que se pondrán sobre la mesa son muchos, son delicados y afectan a compromisos económicos y a decisiones políticas. Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, adoptar metas comunes de adaptación a la crisis climática, aumentar la financiación para luchar contra sus efectos y avanzar en el contexto de “pérdida y daño”, requieren consenso y asumir responsabilidades.

La tecnología, lo sabemos, por sí sola no es suficiente para resolver esta crisis, se necesita un trabajo de persuasión moral para procurar un cambio de cultura y de estilo de vida. Siendo también conscientes de que los valores de cooperación y cuidado del planeta son verdaderos retos educativos.

Deberíamos recordar que todos formamos parte de la familia humana, recordar que somos hermanos, como hizo el Papa publicando en 2020 la encíclica “Hermanos todos”, dedicada a la fraternidad y a la amistad social, en la que recuerda que vivimos juntos en una “casa común”. También lanzó un mensaje claro en 2015 sobre el cambio climático en la encíclica “Laudato si'”, exhortando a crear una cultura del cuidado del planeta, en la que debe participar toda la humanidad.

De la COP27 también esperamos que se intensifique la cooperación en el intercambio de conocimientos científicos y experiencias para prevenir una gran catástrofe antes de que sea demasiado tarde.

Para desarrollar la resiliencia climática y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, necesitamos soluciones prácticas y aplicables a escala local y global. No se trata solo de predicar, como hacen muchos responsables políticos, que en la práctica son contradictorios y contaminan sin conciencia, en lo privado y en lo público. Se trata de hacer, de proponer y lograr objetivos de mitigación y fortalecer la resiliencia en los territorios y comunidades ya afectados, implementar de hecho los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, que son una brújula concreta para encontrar el camino y salvar al planeta. Afrontar esta grave crisis climática puede ser una magnífica oportunidad también para fortalecer una economía con futuro y crear nuevos puestos de trabajo, ayudando al mismo tiempo a la humanidad a prosperar mientras preserva la naturaleza, la biodiversidad y el clima.

Ojalá tras finalizar la COP27 podamos contar que ha sido un gran éxito marcando un punto de inflexión positivo en el futuro del planeta y de la humanidad.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos