sábado, 21 septiembre 2019
20:01
, última actualización

¡Qué IDEA!

Si la acción es la mesa, la actitud juega el rol de las instrucciones, como las pierdas... te quedará coja y así no se sostendrán por mucho tiempo tus ilusiones

María Graciani m_graciani /
30 sep 2017 / 23:23 h - Actualizado: 30 sep 2017 / 23:23 h.
  • ¡Qué IDEA!

Tus ideas son el IKEA de tu imaginación, visítalas a menudo y ¡podrás deshacer cualquier nudo! (profesional, personal, emocional...). En tu particular IKEA mental, encontrarás material para construir cualquier realidad pero ¡ojo! para que el taburete no te quede cojo y podamos hablar de una construcción de calidad, tienes que saber qué es lo que quieres y ¡demostrarlo! así es como las cosas van cuadrando, esto es, antes de que en tu estantería quede todo bien puesto, ¡tienes que demostrar que estás dispuesto!

Estamos hablando de la actitud. Si la acción es la mesa, la actitud juega el rol de las instrucciones, como las pierdas... te quedará coja y así no se sostendrán por mucho tiempo tus ilusiones. La mejor IDEA que puedes tener es aquella que te hacer crecer y la que permite que, cualquiera que sean las circunstancias, puedas aprender; la mejor IDEA es con la que preparas el tea (el té de los ingleses) de la personal satisfacción y como buen té, te ayuda a hacer una buena digestión de cualquier situación... Y ¿en qué consiste esta IDEA que te ayudará incluso cuando la cosa se ponga fea? La mejor IDEA trata de Invertir en el DEsarrollo de tu Actitud.

Afirmaba Benjamin Franklin: «vacía tu bolsillo en tu mente y tu mente llenará tu bolsillo», este principio sencillo aportará a tu vida más brillo y hará que disfrutes como un chiquillo jugando al «corre que te pillo» con tu imaginación en el sorprendente almacén de tu IKEA mental, donde a cada momento ¡llega nuevo material!, donde todo es artesano (¡nada artificial!) hecho desde la más genuina autenticidad. Tu actitud determina tu altitud –personal, profesional, humana– ¡invierte en ella, no lo dejes para mañana! porque el inversor de actitud siempre gana. Quien Invierte en el DEsarrollo de la Actitud fortalece a diario su salud mental, física y emocional porque aprende con prontitud que la calidad del cristal con el que enfoques la vida puede significar tu triunfo o tu ruina; el inversor de actitud, no importa la edad biológica que tenga, ¡siempre vivirá una maravillosa juventud! porque Invertir en el DEsarrollo de la Actitud le otorga energía, vigor, frescura... ¡la actitud es la auténtica crema anti–edad que todo lo cura!

Si «Actitud S.A.» cotizara en Bolsa, encabezaría el IBEX ¡sería un valor seguro! (y sus beneficios podrían sacarte de más de un apuro), por tanto, sería imprescindible tenerla en tu cartera porque así demostrarías ser un profesional y una persona de primera. Piénsalo, en el mercado de valores la gente invierte en energía, combustibles, seguros, telefonía, medios de comunicación... Y, sin embargo, dejan fuera la que sería la mejor decisión: Invertir en el DEsarrollo de la Actitud, mucho marear la perdiz en el mercado de valores y nos olvidamos del VALOR. El inversor de actitud tiene claro que su valor estrella, «Actitud S.A.», es una empresa que va más allá del concepto de rentable (y a todo profesional que se precie le encanta lo rentable). Por rentable entendemos aquello que produce una renta suficiente, es decir, un beneficio que rinde anualmente algo; pues el inversor de actitud se levanta cada mañana entonando el «¡porque yo lo valgo!» ya que él obtiene beneficios diarios, transformándose así en un singular millonario, dado que no es más rico quien más dinero tiene, sino quien más aprendizaje y experiencias atesora, siendo capaz de llenar de sentido cada una de sus horas: las alegres, las serenas, las difíciles, las sencillas... El ser amable y respetable ¡es altamente rentable!, ésta es la guía básica del inversor de actitud, quien muestra su inquietud al ver la fórmula predominante de la mayoría de los inversores, ¡la utilizan al revés! (y así está claro que los beneficios no ves), ¡la mayoría espera a ser rentable para comportarse de modo amable y respetable! ¿no se dan cuenta de que así no obtendrán ganancias estables?, este tipo de inversor necesita que le echen un CABLE, porque quien efectivamente demuestra su CApacidad de ser admiraBLE es quien logra ser rentable en todos los sentidos (empresarial, personal, humana, mental, emocionalmente...).

Si fuiste un mal inversor, ¡tranquilo, aún no está todo perdido! porque como decía el Vicepresidente de los EEUU, Hubert Humphey: «amigo mío, no es lo que se llevan de ti lo que cuenta; es lo que haces con lo que te quedas» ¡voilà, la actitud! Esto no quiere decir que la vida del inversor del actitud sea un camino de rosas, pero vengan bien o mal dadas, él siempre intenta mejorar las cosas, como reza en un antiguo dicho: «puede que no todos los días sean buenos, pero hay algo bueno en todos los días»; el inversor de actitud sabe que no hay garantías de felicidad diaria pero si no inviertes en ella... lo que es seguro que la pérdida cotidiana será palmaria.

¿Quieres invertir? Házlo en lo que te permita conjugar todas las formas del verbo vivir, y para que ese vivir sea con plenitud, no lo dudes, ¡lo mejor es Invertir en el DEsarrollo de Actitud!


  • 1