Menú

Incontinencia

la segunda vez

Image
21 nov 2015 / 20:17 h - Actualizado: 21 nov 2015 / 20:18 h.
"La segunda vez","Atentados en París"

Si nos dedicáramos a rastrear las afirmaciones de los nuevos alcaldes o concejales de las marcas grises de Podemos tendríamos a diario esperpénticos artículos de opinión. Lo mismo ocurriría si pusiéramos un micrófono en las tertulias coperas de muchos actores en potencia, actrices consagradas y personal de otros gremios similares.

Aunque suene paradójico, los atentados de la semana pasada no dan para mucho debate, pero sí para la reacción militar, policial, política y diplomática; esta última, si procediera realizarla con individuos cuyo desprecio resulta sistemático hacia nuestro progreso.

La alcaldesa de Madrid ha señalado tras la masacre: «Hay que trabajar muchísimo en lo que siempre se tiene que trabajar para la paz, en el diálogo, en buscar siempre alternativas para hacer posible que haya empatía, para hacer posible lo que yo llamo la educación para la paz». Carmena, repetitiva y con dificultades en la expresión oral, amenaza con crear un Instituto de la Paz además de convocar jornadas para formar en dicha «educación para la paz». Aparentemente le ha salido una seria competidora a la olvidada Alianza de Civilizaciones de Zapatero; sin embargo, la chorrada de la regidora madrileña me recuerda más a los talleres de masturbación que antaño crearon otros progres de la izquierda desnortada. Como humilde columnista, que no periodista de investigación, nunca quise conocer los pormenores de dichos talleres, en consecuencia, no puedo darles una descripción de los mismos, ni de sus actividades... ¡A Dios gracias!

Un tal Pisarello, a la sazón teniente de Alcalde de la Ciudad Condal, ha escrito en Twitter que «Hollande responde a las muestras de solidaridad con más terrorismo desde el aire». Desconozco si la frase fue tecleada durante o posterior a su salida de uno de los citados talleres. Pareciera que durante por aquello de la paja mental; eventualmente, no me encuentro en condiciones de afirmar tal extremo, dado que ignoro si el individuo en cuestión es asiduo a dichas escuelas de la gallarda. De nuevo, ¡a Dios gracias!

No han querido perder la oportunidad de retratarse en el hogar de las miserias especulativas ni Carlos Barden, ¿quién coño es Carlos Bardem, el padre, el hijo, el primo (sin segundas...), el hermano?, no tengo la menor idea (de nuevo abuso de mi condición de columnista y paso de indagarlo), ni Willy Toledo. Ambos en la fangosa línea intelectual que separa la deyección del despojo.

La repulsión que producen todas las excreciones aludidas, llamarlas declaraciones sería un imperdonable, por inadecuado, eufemismo, después de sufrir más de 130 civiles muertos, se reduciría notablemente si los monigotes mencionados hubieran condenado los constantes asesinatos de pacíficos cristianos que viene cometiendo el Estado Islámico en Siria y en Irak. Ahí, las voces enmudecen, los dedos se agarrotan ante el ordenador. Por cierto, dichas matanzas, tampoco son suficientemente denunciadas por los medios en general.

Todos somos París, sí, pero antes Beirut, y a diario Irak y Siria. Descansen en paz.

(A raíz de mi artículo de la pasada semana y ante la avalancha de comentarios recibidos por diferentes medios de diversos detectives y sus colectivos, alguno de ellos muy amable, quisiera señalar que en ningún caso quise ofenderlos, se trató de una narración contra los que abusan de sus servicios en los ámbitos del divorcio y posterior al mismo).


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos