La Tostá

Racismo, ¿dónde?

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
23 may 2023 / 09:15 h - Actualizado: 23 may 2023 / 09:17 h.
"La Tostá"
  • Racismo, ¿dónde?

TAGS:

¿Hay racistas en nuestro país? Sin duda alguna, como en todo el mundo. ¿Somos un país racista? Ni mucho menos. Al contrario, somos una tierra de mezcla de culturas en la que hemos demostrado siempre hospitalidad y tolerancia con los pueblos de fuera. Es verdad que fuimos tremendamente racistas con el pueblo gitano, peo legislamos hace siglos para que tuvieran los mismos derechos que cualquier español y hablar hoy de racismo contra los gitanos en nuestro país es no ajustarse a la realidad. Ni contra ningún otro pueblo, raza o etnia.

¿Existe racismo en el deporte español? Habrá racistas vinculados al deporte, claro, como en cualquier país de Europa. Según algunos estudios de la Comunidad Europea, España es de los países menos racistas del mundo, donde menos se margina a los extranjeros y de los más tolerantes con la inmigración ilegal. Alguno de estos estudios son recientes, de hace sólo tres o cuatro años. Pues resulta que estos días somos uno de los países más racistas del mundo, porque en un campo de fútbol, Mestalla, el del Valencia, unos exaltados insultaron a un jugador negro, el madridista Vinicius.

El mismo día, en otro importante partido, la final de la Euroliga de baloncesto, con el Real Madrid y Olympiacos, no hubo ni un solo insulto a ningún jugador negro del equipo griego. En general, el racismo no es un problema en España, pero como estamos en campaña electoral conviene decir que sí lo es, de ahí que la ministra Irene Montero hablase ayer del racismo en nuestro país, como “un problema estructural”, cuando son casos aislados. Esto no quiere decir que tras lo sucedido con el polémico Vinicius no haya que coger el toro por los cuernos y echar del fútbol a todos los energúmenos que van a liarla.

Casos como el de Valencia le hacen un gran daño a España. Pero no sólo por los insultos racistas a un jugador, sino por lo que viene luego: la respuesta de parte de la clase política y determinados medios de comunicación que aprovechan el brote racista para ir contra algunos partidos políticos, los mismos medios que callan cuando agreden a miembros de Vox en sus mítines o una ministra, la desquiciada Ione Belarra, pone la cara en una camiseta de un ciudadano español para mostrarla en el Congreso, porque es hermano de la presidenta de la Comunidad de Madrid. Sólo por eso.

¿Es el racismo el mayor problema de España? Ni mucho menos, aunque todo un líder mundial de la política, el brasileño Lula da Silva, nos haya señalado en el G7. La marca España, pues, está siendo dañada por el caso Vinicius y hay partidos políticos, sobre todo de la extrema izquierda, que quieren sacar tajada en la campaña electoral. Lo veremos estos días.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos