domingo, 09 agosto 2020
00:22
, última actualización

Reivindiquemos la responsabilidad y el progreso

Image
01 sep 2019 / 10:36 h - Actualizado: 01 sep 2019 / 10:37 h.
$hmKeywords_Schema
  • Reivindiquemos la responsabilidad y el progreso

Vivimos en una sociedad que no puede huir de la realidad que le está tocando vivir. Tenemos que sentirnos responsables de lo que sucede en nuestro mundo. Sin responsabilidad no puede existir el progreso.

La responsabilidad y el progreso son términos que de unos años a esta parte han sido monopolizados por los políticos, y están a punto de desaparecer, en cuanto a su interpretación y valor, de nuestras vidas. Y más cuando no dejan de ser utilizados en campañas electorales o en discursos políticos. Sin embargo, de manera paralela nos sentimos responsables en nuestra familia, en nuestro trabajo, en la relación con nuestras amistades, en el logro de metas y objetivos, y esto es lo que verdaderamente importa para que la sociedad avance y progrese. Por favor, no nos dejemos anular por los titulares que los políticos lanzan para hacernos creer que el progreso es solamente posible si es el de ellos. El progreso lo construimos nosotros en el día a día con nuestros esfuerzos por sacar adelante las diferentes tareas que se derivan de nuestras responsabilidades.

Sin el compromiso que adquirimos en la construcción de nuestras vidas sería imposible el progreso que la sociedad realiza. Las personas somos las verdaderos protagonistas de los avances que se producen. No se lo debemos a los políticos, éstos son meros generadores de opinión y muchas veces nos confrontan más que nos ayudan. Nos alejan del verdadero sentido del Bien Común.

No somos meras piezas de una partida de ajedrez, somos los protagonistas de nuestra historia, con nuestros aciertos y errores, y lo que buscamos es la concordia y la construcción de una sociedad amable, coherente y acogedora. Todo esto lo hacemos con responsabilidad. El progreso viene de esta voluntad.

Si Vds., amables lectores, siguen lo que he escrito hasta la fecha en El Correo de Andalucía se percatarán que insisto sobre la necesidad de trabajar de forma conjunta para lograr superar las barreras que las personas solemos ir construyendo, casi sin darnos cuenta, y muchas veces originadas por los políticos, dada su poca facilidad para responder, a los problemas de gran magnitud, formando equipo. En nuestro caso se supone que el Congreso y el Senado es el espacio natural para ello.

Pero lo anterior sucede porque cada día se da con más fuerza un alejamiento entre quienes ejercen la responsabilidad política y la población. Hoy pareciera que políticos y ciudadanos vamos por vías paralelas sin tener ningún punto de conexión. Hemos comenzado a asumir una alejamiento que, no tengamos ninguna duda, nos podrá hacer mucho daño.

Vamos encaminados a iniciar otra campaña electoral ¿de quién es la responsabilidad? En su día escribí que la única mayoría posible, la que había salido de las urnas, era el sumatorio del Partido Socialista Obrero Español y de Ciudadanos. No ha sido posible. También hubiera sido factible la suma del PSOE y del PP; pero bueno ¿qué revolución hubiera sido esto? ¿no habría sido lo más responsable? Es conveniente hacernos ambas preguntas e intentar responder, no olvidemos lo que decía más arriba acerca de la responsabilidad. La responsabilidad es un privilegio personal y nunca puede ser aquello que nos quieren marcar los políticos. Sí, el progreso, solamente es posible si ejercemos este gran regalo que la naturaleza nos da, saber y poder razonar.

Existe otro camino, la abstención de Ciudadanos y del PP, ciertamente con una serie de compromisos escritos y firmados por los tres partidos. Esto significa trabajar conjuntamente y buscar el Bien Común.

Quizá, se trata de la cuarta opción, sería bueno que los diputados tuvieran plena libertad de voto. Esto es también muy razonable, dado que la responsabilidad es la capacidad que cada persona tiene para decidir ante los temas que se le puedan presentar.

Los ciudadanos no hemos votado un gobierno de coalición PSOE y PODEMOS no suman y se quedan fuera de la mayoría. Muchos insisten en este tema, pero sabemos que en democracia lo que cuenta es la suma de mayorías, añadiría con el calificativo de sensatas. Al PSOE le tocaría en estos días buscar el acercamiento al PP y a CIUDADANOS.

Conviene que tengamos muy claro que las personas, en su responsabilidad personal, podemos cometer errores y equivocarnos; y si esto se ha dado de hecho en algunos pactos, esta constatación no debe ser el punto de fricción para no poder llegar a acuerdos entre el PSOE, PP y CIUDADANOS. Los protagonismos personales que han llevado a pactos tristes no tienen que malograr otras posibilidades de acuerdos, además están caminando, desde ya, a un camino corto y tenso.

Mucho me temo que vamos a recorrer otra vez el camino electoral. Bien, volvemos a tener las personas la responsabilidad personal e intransferible de buscar lo mejor para nuestra sociedad. No dejemos que los políticos monopolicen palabras tan llenas de vida como responsabilidad y progreso. Tengamos muy presente lo que cada político ha hecho o ha realizado, busquemos y apoyemos en la nueva campaña a aquellos políticos que tratan de trabajar por dirigirnos al Bien Común, que miran por el verdadero progreso económico y social, y tienen claro que los problemas hay que solucionarlos trabajando en equipo. Pasemos de los políticos que buscan la confrontación y que solamente nos buscan para que nos demos la espalda, recordemos que la responsabilidad es nuestra capacidad de discernir y saber mirar hacia un futuro en donde la libertad es el valor más apreciado. A lo mejor, en una nueva campaña descubrimos que los lideres y quienes les acompañan tienen como objetivo trabajar de manera conjunta, y mirar por el bien común de un país maravilloso como es España ¡Responsabilidad y Progreso!

Busquen en mis artículos lo que he escrito sobre los diferentes líderes políticos que hoy tenemos en España, lo reflexionado sobre el triste constatación de los movimientos migratorios, lo que he dicho sobre el rol del Tercer Sector y del Tejido Empresarial. En todos ellos no dejo de insistir sobre lo que considero que es útil y necesario para que la responsabilidad y el progreso tengan la máximo sentido en nuestras vidas. Miremos, de verdad, al Bien Común.


  • 1