domingo, 20 junio 2021
21:57
, última actualización
Los medios y los días

Rosas en el mar

Image
31 may 2021 / 04:00 h - Actualizado: 31 may 2021 / 04:00 h.
"Los medios y los días"
  • Rosas en el mar

Hace días estuve escuchando un trozo del programa ése de RNE que nos ponen a quienes tenemos la vida por detrás y no por delante, Juntos, paso a paso. En la sección de canciones carrozas pincharon Rosas en el mar, compuesta por Aute y cantada por Massiel en 1967. Fue un éxito, aquí tengo el EP (vinilo de cuatro canciones) donde se publicó Rosas en el mar, con un texto de alabanza a Massiel del propio Aute. Las canciones son Rosas en el mar, Las estrellas lo sabrán, Hasta mañana, las tres de Aute, y Ruidos, compuesta por la misma Massiel y José Luis de Pablo que, si no recuerdo mal, era el seudónimo que utilizaban los dos cerebros máximos del grupo instrumental Los Relámpagos, José Luis Armenteros y Pablo Herrero, autores de éxitos como Eva María y Cuéntame, para Formula V, o Noche de relámpagos, esa sardana que interpretaban Los Relámpagos.

Debo suponer que 1967 está ya muy lejos porque yo no lo siento así, me resisto a creer que tengo los años que tengo y a veces debo pellizcarme la cara ante el espejo para despertar y ser consciente de que, aunque no esté para sopitas y buen vino, acumulo ya más de seis decenios y padezco de una feliz disfuncionalidad entre mi edad mental y mi edad biológica. Como dijo hace poco Felipe González, ojo, que él es de la misma edad que Joe Biden y hay que añadir que a pesar de sus cacharritos cardiacos, se encuentra en mucha mejor forma que Biden, el pobre parece que se va a desintegrar de un momento a otro cuando habla desde un atril que le debe servir a un tiempo para que reposen sus papeles y para no caerse. Trump era todo energía, agarró el covid y al poco tiempo, sin vacuna y harto de pastillas, ya estaba por ahí sin hacerle caso a los médicos y poniendo en peligro a los que estaban a su alrededor. Ya veremos lo que hace en el futuro porque está muy vivo y es muy vivo, el tío no ha tenido más huevos que irse a su casa pero con 74 millones de votos en el bolsillo. Dicen que es un machista pero se parece a las mujeres en que, como ellas dicen de ellas, tiene que hacer muchos más esfuerzos que Biden para poder ser presidente porque cuestiona mandamientos posmodernos incuestionables. El pobre Biden con que esté de cuerpo presente es bastante, Trump debe sudar lo suyo para preservarse y cuando se ha largado han bajado bastante más de un 60% las audiencias de las principales televisiones todonoticias que vivían gracias a los insultos que le espetaban y eso les gustaba a millones de yanquis y adláteres cuando era actualidad.

La fortuna y la desgracia de tener la vida por detrás. Rosas en el mar era una canción antifranquista que, mediante una imagen o metáfora, afirmaba que era más fácil encontrar rosas en el mar que tener libertad. A primera vista, cosas de poetas que superaron la censura y, no obstante, en aquellos tiempos, muchos sabíamos que aquello era mucho más que una canción. Hoy, Rosas en el mar encierra otro significado: es más fácil hallar rosas en el mar que toparse de nuevo con la juventud perdida. Sin embargo, miren ustedes, yo no me cambiaría por ningún joven, soy más sabio en estos instantes y lo seré más aún, hasta me da vergüenza de algunas de las pamplinas que cometí de joven cuando las veo hacer ahora a los jóvenes. No, aunque la juventud sea un divino tesoro y en la vejez uno llore cuando no quiera y cuando quiera llorar no llore, está bien así, sigamos adelante, dando la tabarra, en esta excursión a la muerte que es la vida, como escribió Mario Benedetti.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla