La vida del revés

Salir del armario para ayudar

Image
20 abr 2022 / 08:02 h - Actualizado: 20 abr 2022 / 10:17 h.
"Opinión","La vida del revés","Homofobia","Homosexualidad","LGTBI"
  • Salir del armario para ayudar

El año 1972, David Bowie se declaró homosexual (poco después, rectificó para decir que era bisexual); un par de años después, Freddie Mercury proclamaba su bisexualidad. En 1981, llegó el turno de Martina Navrátilová, la excelente tenista que maravilló al mundo entero con su juego. El cantante George Michael salió del armario en 1999. Ese mismo año, durante la campaña para las elecciones autonómicas catalanas, Miquel Iceta hacía pública su homosexualidad. Chavela Vargas, la artista mexicana, afirmó el año 2000 que era lesbiana. Alejandro Amenábar en 2005; Fernando Grande Marlaska en 2006; Ricky Martin lo hizo en 2010 (después de negar su homosexualidad muchas veces); en 2014, el deportista australiano Ian Thorpe se dejó llevar y salió del armario; y en 2022, el actor Gerard Butler, dice haber estado con hombres y mujeres en la cama y que no sabe qué es en realidad. Estos son solo ejemplos y la lista de personas que han dado un paso al frente durante todos esos años es mucho más extensa.

Cada una de las personas famosas o anónimas que declaran su homosexualidad o su bisexualidad hacen un enorme servicio a la comunidad LGTBIQ+; abren ventanas que dejan pasar aires limpios y nuevos. Pero, también, al resto de la comunidad puesto que la tolerancia y la libertad se han ido imponiendo entre nosotros de forma paulatina para quedarse. Eso sí, que nadie se engañe, queda un enorme camino por recorrer y los retrocesos se producen de forma rápida y brusca. Lo ganado en los años se pierde en segundos.

Hace unos días, El Correo de Andalucía publicó una entrevista que realizó el que escribe a Jesús Donaire. Jesús fue, hasta hace unos meses, sacerdote diocesano y estuvo incardinado en la Archidiócesis de Sevilla desde que cantó misa por primera vez. Durante sus años de cura ha servido a la comunidad cristiana con eficacia, entrega y sentido humano. Pero es, ahora, al declararse gay cuando se cierra un círculo de servicio y amor a sus compañeros de viaje (que somos todos). Ha sido valiente dejando atrás todo lo que era y una vida resuelta. Ha sido generoso, muy generoso, al abrir la puerta del armario en el que se encontraba refugiado, en el que estaba su propio yo. Y, con este ejemplo de coraje en mente, es posible que alguien se anime a tomar una decisión parecida. Accionar el picaporte de la puerta para abrirla y poder gritar que ya no se puede más y que fingir una vida entera te seca por dentro y por fuera además de arrasarte sin piedad.

A mí se me ponen los pelos de punta sabiendo que en Chechenia envían a los homosexuales a campos de concentración con el fin de ‘reeducarles’. Estos chechenos son los mismos que andan violando niñas en Ucrania y pegando tiros a diestro y siniestro. Se me ponen los pelos de punta sabiendo que existen un buen número de países en los que se castiga la homosexualidad con la muerte o que en España existen terapias con las que se pretende curar a los homosexuales. ¿Curar? Qué disparate.

Jesús Donaire, y todos los gais que dicen serlo abiertamente, ayudan a normalizar algo que, guste o no, es normal y forma parte de la condición humana.

Si Dios es uno y trino (es decir, si Dios es tres personas) y nos lo hemos tragado durante siglos, por qué nos cuesta asumir que una de cada cuatro persona es gay, lesbiana, bisexual, transexual...


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos