domingo, 17 octubre 2021
23:26
, última actualización

Salud Responde, no señor, no responde

Image
22 jun 2021 / 06:52 h - Actualizado: 22 jun 2021 / 08:30 h.
"Coronavirus"
  • Salud Responde, no señor, no responde

El Covid-19 nos ha cambiado la vida a todos: pérdida de seres queridos, de empleos, de ilusiones, de carreras personales y profesionales, de cambios de forma de trabajar, de relacionarnos, de vivir en definitiva, y nos hemos acostumbrados a distanciarnos, a aislarnos en esa soledad que mata, a no darnos un beso o un abrazo o a vivir detrás de una mascarilla andante.

La única forma de combatir y vencer al bicho asesino era descubrir un antídoto que permitiera liberarnos de esta desgracia y nos permitiera volver a la conocida y muchas veces poco valorada normalidad. Trabajo, investigadores e inversiones importantes lograron en un plazo que en un principio parecía imposible el antídoto deseado: las vacunas famosas, Pfizer, AstraZaneca, Moderna, Janssen y otras que se aplican en otros países. Aparentemente estábamos salvados, a pesar de las dificultades de transporte y mantenimiento de las dichosas vacunas, se compensaba con creces por la profesionalidad y el buen hacer del personal sanitario que tenemos en todos sus niveles. Gracias a todos.

Al principio todo funcionaba como un reloj suizo. Llegaban las vacunas aunque insuficientes, se recepcionaban, se repartían entre las distintas comunidades, luego entre las distintas provincias, entre los distintos centros, algunos preparados expresamente para ello, recibíamos una llamada o un SMS, acudíamos y muy profesionalmente nos la administraban una primera dosis y luego en el tiempo la segunda. Magnifico, nuevamente un 10 para todos los profesionales que participan en el proceso.

Pero desde hace un tiempo algo ha cambiado y ha cambiado a peor. Se ha roto los tramos de vacunación ampliándose y mezclando las franjas de edad y se ha modificado el proceso de citación. Ahora parece que hay que llamar por teléfono o bien contactar via internet. Todo a través de Salud Responde, bien al famoso teléfono que es milagroso que lo cojan, es decir no lo cogen , al servicio CLICSALUD donde una respuesta positiva es imposible, en el Centro de Salud que además del anormal y eterno tiempo de espera te informan que no es de su responsabilidad, que es en Salud Responde o en la página de la Junta, que todavía es peor.

Esta sucesión de incidencias las estamos sufriendo concretamente los que vivimos en Mairena del Aljarafe, supongo que en otras plazas y distritos el funcionamiento sea mejor si no estamos apañados. Hago también un llamamiento a la Corporación Municipal de su responsabilidad con las maireneras y maireneros que estamos pendientes del cuidado del bien más preciado que tenemos que es la salud, la propia y la de los demás. Está bien embellecer las avenidas e inaugurar parques faraónicos con el dinero de los administrados, pero es mucho más importante velar y cuidar por la salud y el bienestar de sus habitantes que debe ser su principal objetivo.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla