Menú
Los medios y los días

Santiago sin censuras dictatoriales

Image
26 jul 2022 / 04:00 h - Actualizado: 26 jul 2022 / 04:00 h.
"Los medios y los días"
  • La imagen de Santiago Apóstol por las calles de Villanueva del Ariscal./ El Correo.
    La imagen de Santiago Apóstol por las calles de Villanueva del Ariscal./ El Correo.

Ayer fue el día de Santiago como casi todo el personal sabrá. Es el patrón del pueblo donde vivo, Villanueva del Ariscal. La orden de Santiago fue una de las encargadas por la monarquía castellana para que expulsara a las personas de creencias islámicas que vivían en El Aljarafe, una vez que Fernando III tomó Sevilla en 1248. Serían muchas, claro, pero así es la Historia, primero llegaron ellos en el 711 y conquistaron la península en un plis plas ante las corruptelas de los visigodos y luego ellos fueron paulatinamente derrotados por unos ejércitos cristianos que encima peleaban entre sí por esta o aquella poltrona, de ahí la complejidad de Iberia en general y de España en particular. Nuestra Edad Media es complejísima de estudiar. En mi caso, como ejercía el periodismo y tenía que trabajar, más aún. Abarca desde el 711 hasta 1492 como asignatura. En ese amplio espacio de tiempo sucedieron tal cantidad de acontecimientos que ahí tienen ustedes una de las causas de nuestros dolores de cabeza identitarios como nación.

No nos enrollemos. Lo que quiero decir es que, en Villanueva, Santiago está expuesto en el altar y sale a la calle a pecho descubierto, con su moro a los pies de su caballo, bajo el dominio de su espada y de su cruz. No le colocan flores para disimular nuestras tradiciones como sucede en Santiago de Compostela donde en 2020 el Cabildo de la catedral de Santiago decidió retirar la imagen de “Santiago Matamoros” que preside la capilla del mismo nombre en la catedral desde el siglo XVIII para «evitar susceptibilidades» y no «herir sensibilidades de otras etnias».

Santiago sin censuras dictatoriales
Imagen de Santiago censurada en Santiago de Compostela. / El Correo

Pues a mí sí me hiere eso y no me hiere si veo una imagen en la que los islámicos nos derrotan a nosotros, hay que enfrentarse a la verdad y a las alegorías de la Historia, lo que hay que hacer es aprender de nuestros actos violentos contra nuestra misma especie por puras emociones religiosas que suelen esconder otras intenciones.

En Navarra, tuvo lugar la Batalla de Valdejunquera, fechada en el siglo X, donde se batieron los Reyes Sancho Garcés I del Reino de Pamplona, el Rey Ordoño II de León, contra el todopoderoso Abderramán III. Hay ilustraciones de la contienda como una que muestra a Abderramán derribando con su lanza a un enemigo, ¿vamos a censurar eso porque incite al odio? Como sigamos así tendremos que prohibir las fiestas de moros y cristianos donde los cristianos suelen ser los vencedores de una escenificación puramente popular de entretenimiento.

Santiago sin censuras dictatoriales
Batalla de Valdejunquera. / El Correo

En Villanueva del Ariscal, hay una familia islámica que ostenta una tienda muy bien surtida y útil. La señora es muy sociable, plenamente integrada en el pueblo, con su velo islámico. Las mujeres cristianas hablan coloquialmente con ella que ya ha ido a La Meca como su religión manda. Se respetan. Sus hijos han estudiado en el mismo colegio público que mis hijas, han sido compañeros todos, si llega la hora de la religión cada cual opta por ser coherente con sus creencias o no creencias. Ya está. ¿Hay que matarse por eso? Mejor dialogar sobre “eso” de forma educada y respetuosa y que cada cual crea y rece como desee o no crea. ¿Tan difícil es? Por lo visto, sí. ¿Quiénes lo hacen difícil? Quienes tengan intereses materiales a los que vean en peligro a causa de creencias concretas y los miedosos a los cambios, a la libertad de pensamiento y de expresión.

Se supone que somos mayorcitos o que debemos pensar en crecer mental y espiritualmente para lograr una armonía entre todos, respetando cada cual las tradiciones del otro y aprendiendo de los errores para buscar la paz que ya está bien de guerras y malas noticias. No servirá para nada lo que digo, pero peor es callarse.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos