lunes, 24 enero 2022
16:46
, última actualización

«Secret Story: La casa de los secretos»: Comienza el esperpento

Image
10 ene 2022 / 17:50 h - Actualizado: 10 ene 2022 / 17:57 h.
"Opinión","Televisión"
  • Mediaset.
    Mediaset.

El próximo jueves comienza el programa «Secret Story: La casa de los secretos» en versión ‘participantes desconocidos’. Es lo mismo que la patochada que hemos estado viendo semanas atrás, pero con participantes que no conocemos de nada; los famosillos ceden su puesto a personas que han pasado un casting en el que se busca el escándalo, la fricción entre personas, etc. No cambia nada salvo que tendremos que soportar ese mantra tan ridículo que afirma que esos programas son como la vida misma, un reflejo de la realidad más cercana. Por supuesto, esos programas tienen poco que ver con la vida, con la vida de todos nosotros, aunque algunos se lo tragan y creen que es así.

De entrada, ni usted ni yo nos pasamos las 24 horas del día frente a una cámara, es decir, actuando, interpretando el papel que creemos que nos permitirá facturar una buena cantidad de dinero. Los concursantes de estos programas pierden la intimidad en gran medida y, por tanto, su personalidad se desmorona sin remedio.

Por otra parte, en la vida real no tenemos que aguantar algunas cosas. ¿Dejaría usted que un imbécil le insultara sin cantarle las cuarenta un instante después? ¿Le gusta a usted compartir espacio con un descerebrado o con un señor cochino a más no poder que deja el baño hecho unos zorros? En la vida real, nos vamos con la música a otra parte en cuanto no nos gusta la compañía y en estos programas te tienes que aguantar sin rechistar o tienes problemas.

¿Qué interés tiene conocer las miserias de las personas? ¿Por qué nos atrae tanto el conflicto entre personas? ¿Cómo es posible que algunas cadenas de televisión exploten estos formatos hasta la extenuación cosechando éxito tras éxito?

Ya veremos lo que nos tienen preparado aunque me temo lo peor. Caspa, insultos, rivalidades absurdas, incultura insultante, relaciones patéticas, humor zafio... Y eso es cosa de estos programas. A nadie se le ocurriría decir que el circo es un reflejo de la vida misma porque existen mujeres con barba crecida o sujetos capaces de levantar muchos kilos; sin embargo, alguien ha conseguido que pensemos que esto que nos muestran en realities como «Secret Story: La casa de los secretos» es usted y yo cualquier día del año. No, no y mil veces no.

A partir del jueves les iré contando.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla