lunes, 20 septiembre 2021
21:02
, última actualización

Seguirá sucediendo en Belén

Image
25 dic 2020 / 09:40 h - Actualizado: 25 dic 2020 / 09:43 h.
"Navidad"
  • Belén Viviente de los Pares Blancos. / El Correo
    Belén Viviente de los Pares Blancos. / El Correo

TAGS:

Esta Navidad, San José no tendrá que deshacer su hatillo, María no recibirá la visita del Ángel, y los pastores no adorarán al Niño. El herrero no empuñará el martillo, ni habrá pan en el pequeño horno, ni se venderán frutas en el mercado. El profeta no evocará el tronco de Jesé, ni lo prenderá la guardia judía, ni se decretará el empadronamiento.

Herodes no tendrá concubina, ni conjunto de baile que le distraiga, ni sacerdote que le irrite. De Oriente no llegará la Estrella, ni los Reyes ejercerán de Magos, ni el paje tocará el tambor.

Esta Navidad no habrá «posición cero», ni las telas dibujarán la noche, ni el pesebre se elevará sobre las casas de madera. No habrá que renovar la gruta, ni cambiar al narrador de lado, ni organizar la escuela. Tampoco sonarán las voces de Fernando, Carmen, Clara, Víctor, Julio o Isaac; ni los sones de Carmina Burana, ni los del Mercado Persa.

Esta Navidad no habrá cita en la puerta negra, ni voluntarios vistiendo a los niños, ni bocatas de salchichón y chorizo. Virgen de la Cinta quedará en silencio, y hasta las luces alumbrarán menos, evocando tiempos mejores.

No habrá colas en el patio, ni emocionados abuelos, ni pista por escenario, ni un foco fijado al techo.

Pero a pesar del vacío, de pastorcitos y hebreos, Jesús volverá a nacer, este año en Los Remedios. Y es que el milagro es posible, aun sin aplausos y nervios, pues haber no habrá funciones, pero brillará el recuerdo.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla