jueves, 26 noviembre 2020
21:25
, última actualización
Los medios y los días

Señor Imbroda, cierre los estudios en Comunicación

Image
20 nov 2020 / 04:00 h - Actualizado: 20 nov 2020 / 04:00 h.
"Crisis","Comunicación","Empleo","Empleo","Periodismo","Universidad de Sevilla","Los medios y los días"
  • El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda. / E.P.
    El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda. / E.P.

Señor Francisco Javier Imbroda, consejero de Educación y Deporte, he de felicitarlo por su valentía al defender que se iniciara el curso a pesar de la pandemia, los temores y las campañas en contra, inspiradas por intereses políticos destructivos y por el pensamiento débil, yo mismo he sido y soy partidario de su posición desde estas páginas y por el momento el tema marcha bien gracias a la responsabilidad de profesores, padres y alumnos que ya recordarán toda su vida este trance, sobre todo los alumnos, esos pequeños gigantes que resisten todo lo que sea con disciplina y sin poder respirar el aire ambiental con tal de resguardarse ellos y a los demás de este azote que soportamos.

Dicho esto, y como habrá supuesto usted, he de añadir un pero a su gestión con la esperanza de que se esté empezando a enderezar cuando escribo estas líneas. Señor Imbroda, usted ha dignificado y elevado a un podio muy alto al deporte español en general y al baloncesto muy en particular. Comprenda que los que somos periodistas y profesores de periodismo queramos hacer lo propio con nuestra profesión. Mi vida, señor consejero, es muy simple a la vez que compleja: entre 1974 y 1991 ejercí el periodismo. Desde 1991 hasta hoy soy profesor de periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla. Treinta años ya en la universidad, en 2012 obtuve cátedra en periodismo y mi trabajo me costó porque hasta última hora colegas externos a Andalucía que jamás han ejercido el periodismo intentaron que no llegara a catedrático, es la primera vez que lo digo públicamente como asimismo diré que en 1991 también dos profesores que nunca ejercieron de verdad el periodismo procuraron que yo no aterrizara en la que es hoy mi facultad y mi segunda casa.

Es decir, señor Imbroda, que parece que los periodistas estamos malditos y somos extraños hasta en nuestros hogares académicos; que esta profesión, la más bella del mundo, como dijo García Márquez, y si no la más bella al menos una de las imprescindibles, está gafada y obstaculizada por unas especies de lobbies que se meten donde no tienen competencias cognitivas para meterse. Hoy cualquiera cree que es periodista porque disfrute de un blog, una web o porque diga dos gansadas por las redes sociales. Si esto es así, que lo es, en efecto, si los periodistas en su mayoría son seres bienintencionados pero al mismo tiempo trabajadores por cuenta ajena que muchas veces no dicen lo que quieren sino lo que pueden; si la mayoría de los medios llamados importantes tienen detrás una telaraña de intereses socioeconómicos, financieros y políticos con raíces próximas en el siglo XIX; si nos golpean las crisis derivadas de las bancarias (2008) y de la pandemia teniendo siempre en el pensamiento el papel destructor del empleo causado por las nuevas tecnologías desde los 90, que poseen muchas ventajas y también efectos perversos, y si, para colmo, aunque se habla una y otra vez de que estamos en la Sociedad de la Información y la Comunicación y a pesar de ello las personas tituladas y expertas en esos campos del saber no puedan acceder a la docencia en diversas asignaturas de las enseñanzas de las que usted es responsable, ¿para qué queremos gastar dinero público en los centros académicos donde se enseña Comunicación, en especial Periodismo y Comunicación Audiovisual? Le ruego que, de acuerdo con su colega de la consejería de Economía, Universidad, etc., le propongan al señor presidente de Andalucía que la Junta proceda a cerrar los centros superiores donde intentamos siempre con pocos medios -porque nuestras facultades deberían ser experimentales- enseñar estas profesiones con la mejor voluntad.

Señor consejero, mis colegas del Colegio Oficial de Periodistas de Andalucía -¿se aprueba un colegio oficial para luego no tenerlo en cuenta?- le explicarán con todo detalle lo que usted ya sabe que perseguimos, si esta profesión está tan desprestigiada y tan atacada es en buena parte porque ningún gobierno nos ha dado nunca nuestro sitio legal en una sociedad que tiene el derecho a una información veraz y a saber perfectamente, desde niños, de qué va esto de la Sociedad de la Información y la Comunicación y eso lo saben los expertos en la materia. Toda persona tiene derecho a dar y recibir información, pero eso es una cosa y la información profesionalizada es otra bien distinta. Elija usted lo que quiera para nuestros niños y jóvenes: el amateurismo y la improvisación o la profesionalización de unos saberes que se enseñan en las materias de Comunicación, específicas de la Comunicación, el Periodismo y el gran contexto cognoscitivo que rodea a estas especialidades.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016