Menú
Los medios y los días

Sevilla necesita muchos superrricos

Image
09 sep 2022 / 04:00 h - Actualizado: 09 sep 2022 / 04:00 h.
"Los medios y los días"
  • Sevilla necesita muchos superrricos

El otro día en TVE, al mediodía, hablaban sobre cómo se han desparado los superricos en España a costa de la pandemia. Después estaban comentando lo positivo que resulta que Yolanda Díaz haya apostado por controlar los precios de productos clave, algo que la derecha considera “bolchevique”, aquí todo es ya bolchevique, bolivariano o facha, es complicado encontrar un análisis templado sobre lo que ocurre, se lanzan calificativos y ahí quedan. El de bolchevique se queda corto porque no creo que Yolanda haga lo que hizo Stalin en su momento. Cuando quiso controlar productos de extrema necesidad para la población urbana y más en tiempos de guerra y los productores privados se negaron a hacer su trabajo y acumularon esos productos en sus propiedades rurales, cortó por lo sano, expropió granjas y fusiló a todo el que pudo. Era la diferencia entre mandar y piar, pero más vale piar que lo de Stalin es muy desagradable.

El diario The Objective constataba: “El número de personas que declaran a Hacienda patrimonios de más de 30 millones de euros ha aumentado a más del doble desde que arrancó la crisis, con un avance del 150% entre 2007 y 2016, los datos más recientes publicados por la Agencia Tributaria citados por Efe. Según su último informe estadístico sobre el polémico impuesto sobre el patrimonio, que se remite a datos de 2016, en España hubo ese año 579 personas que declararon más de 30 millones de euros de patrimonio, una cifra que ha ido creciendo con fuerza en los últimos años, aunque aún supone sólo el 0,29% de las declaraciones”.

A los tertulianos de TVE no les gustó este asunto, sobre todo a las tertulianas porque el tertuliano que escuché -cuota masculina- dijo que a él le alegraba que hubiera más ricos, dando por hecho que el dinero no lo iban a guardar en el cajón sino que iban a invertir más. Pero una tertuliana le sacó aquello de que eran ricos a costa de los demás, ya sabemos que el esfuerzo propio no vale nada, los goles no los metes tú que eres un inútil o igual a los demás, no sirves para nada, eres un parásito, es el pueblo quien sobre todo trabaja. No digo que no trabaje el pueblo, digo que es una media verdad y que es la iniciativa privada y minoritaria la que mueve el mundo, incluso peleando entre ella y matándose. Hace treinta y pico de años yo pensaba como esa moza, pero mi razón me tiró del guindo, ahora me resulta curioso que deba escuchar en otros cerebros aquel desfase intelectual que yo sufría por culpa de haber convertido al marxismo en una religión. Y perdonen que no diga el nombre de los tertulianos, es que no los sé, mientras no oiga a alguien proyectar algo importante desde sus labios no me intereso por quién es y en este caso se trataba de jovenzuelos progubernamentales o con poco fuelle.

Estoy de acuerdo con mi colega de sexo, me alegro de que suba el número de superricos, ¿se podría saber cuántos de ellos son de Sevilla y viven en Sevilla? Porque Sevilla necesita muchos superricos más uno o dos milmillonarios que quieran a la ciudad, que piensen en clave de gran Sevilla y que miren sobre todo a Pablo de Olavide, Antonio Machado, Cháves Nogales, Manuel Losada Villasante -aunque sus premios estén controlados por Prisa-, Pérez Mercader, Blanco White, Alberto Lista, los jóvenes empresarios digitales o incluso a José Luis Ortiz Nuevo para que él o sus seguidores tomen por asalto el flamenco y o lo saquen de la posmodernidad o sepan extraer lo mejor de los nuevos tiempos sin tocar las esencias de este arte.

Con muchos superricos y un par de milmillonarios que tuvieran sus intereses materiales y su corazón en Sevilla no se cachondearían de nosotros en Madrid porque presionaríamos sobre esa izquierda de diseño y esta derecha concentrada en una ciudad aún centralista que no hace nada era un villorrio. Ya verán ustedes cómo entonces no iría todo tan lento y no tendríamos los ojos puestos en un simple tranvía que es una birria, el metro estaría en continua expansión y la SE-40 lo mismo, entre otros logros como el dragado del río y un nuevo sistema de riego en los arrozales de las marismas. Vamos, eso creo yo.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos