lunes, 25 octubre 2021
07:12
, última actualización

Susana Díaz: De San Telmo a Sálvame

Image
12 sep 2021 / 04:00 h - Actualizado: 12 sep 2021 / 04:00 h.
$hmKeywords_Schema
  • Susana Díaz. / El Correo
    Susana Díaz. / El Correo

En 2014, Pedro Sánchez cogió el teléfono y llamó a Sálvame y le imploró a Jorge Javier que siguiera votando al PSOE.

Ese día, el “gallego”, como llamaba Javier Arenas a Mariano Rajoy, debió tentarse la ropa...

No hay intelectual que se precie que prescinda del programa de mayor audiencia y tal como gira el ruedo ibérico de este nuestro país, son los platós de televisión los que deciden mayorías, como espejo de que España no es otra cosa que un gigantesco corral de vecinos, en el que los que los de la entreplanta despellejan a los de arriba cada vez que estos encienden la lavadora a las doce de la noche.

Los Juzgados de Guardia ya no dan abasto. En Sevilla, sus funcionarios duplican turnos, tal es el volumen de suicidios que se producen cada día, todos hombres y divorciados, aunque el dato sea excluido de las estadísticas. Hasta los párrocos hacen horas extras rogando oraciones en el tránsito de cada acogimiento en el seno del Padre.

Así que, para paliar nuestras depres, Susi abandona el Tardón, barrio del que hace mucho que no sale... y se nos ha emparentado con Risto, ese periodista catalán, al que apodan Nabokov, en recuerdo del novelista ruso y su Lolita.

No en vano, Mejide sucumbió cuando Susana miró arrebolada a los ojos de Pedro y le espetó –ante las cámaras de Ferraz- “no mientas cariño”...

A los andaluces –que hemos sido expulsados del imperio y solo nos queda Marijesu- apenas nos alivian Chipiona y las nuevas tetas de la Patiño.

El futuro de España no lo dirimirán ni Arcadi Espada ni los golpistas del Tribunal Constitucional (entiéndanme siempre en sentido figurado), sino nuestro Jorge Javier, al que me da que Pedro le ha prometido un Ministerio.

Si gobierna Ayuso –ya ni siquiera va a esperar al enésimo batacazo de Casado- , tendrá que decidir si elige a Matamoros o a Belén Esteban, porque Rociito no parece un producto seguro. De lo que no cabe duda es que el primer baile de Moncloa, será bajo los sones de Mecano sin Ana Torroja, sí, aquello de... “Mira ahora, mira ahora, sombra aquí, sombra allí, maquíllate, maquíllate...”

Susi me recuerda a la Panto, con la diferencia de que esta salió virgen del mismo barrio, y acabó recluida en Cantora, ahora a la venta.

Yo, -que ya me confesé más de Paz Padillla que de Risto- aunque la primera siga sin llamarme, estoy deseando saber qué dice la trianera sobre si desde la calle Francos, se puede penetrar en Plaza Nueva; o si la luz sube un mucho o un muchísimo.

Mientras el recetario de Bonilla prohibe decir la palabra “Espadas”, y ya tarda Bendodo en convocar, la lideresa socialista por fin tiene un diván en el que proclamar aquel proverbio árabe de “siéntate y espera”...

Me da que, desde ese tresillo inconfundible nos aguardan tardes de gloria, y yo ya he comprado palomitas, no sea que suban, como todo lo que me gusta de las estanterías del supermercado del barrio.

A la postre, la lección magistral pertenece a la Pantoja -la de Marinero de Luces, ahora sin Paquirrin-, sí, aquello de “dientes, dientes, que es lo que jode...”.

En fin, que Susana Díaz no está muerta, sino que estaba de parranda.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla