Menú

Tamara Falcó o la caridad cristiana del pijo ridículo

Image
19 oct 2022 / 16:09 h - Actualizado: 19 oct 2022 / 16:18 h.
"Opinión","Televisión","Sociedad"
  • Foto: Revista Hola
    Foto: Revista Hola

Tamara Falcó esta dando muestras de estupidez que son más que preocupantes. Su afán por evangelizar y acercar el ultra catolicismo al populacho hace que meta la pata una y otra vez.

Esta vez la vemos en las revistas del corazón vestida con el uniforme de las voluntarias que asisten a los enfermos que llegan al Santuario de Lourdes. Y no se percata de que ese uniforme; que ya han lucido, por ejemplo, las paupérrimas hermanas Koplowitz; ha quedado convertido en el de las millonarias que buscan un detergente para la conciencia que, sencillamente, no existe. La caridad fotografiada del dinero siempre levanta sospechas. Por otra parte, hacer caja con estas cosas está feo. No sé si Tamara Falcó ha cobrado por estos reportajes fotográficos que publican la revista Hola y la revista Lecturas; tal vez no, pero lo que es seguro que sus cuentas de redes sociales suben los ingresos y el caché de la señora Falcó va en aumento. Está feo, está feo. Y lo de ser solidaria y caritativa yendo de punta en blanco se parece poco a vivir diez o doce años en medio de una selva son lo puesto (que es lo que hacen cientos de misioneras católicas en este momento). Ya verán como esos sitios ni los pisa.

Pero esto no es lo peor porque Tamara Falcó, en el programa que presenta Pablo Motos, ha dicho unas cosas completamente disparatadas. Un resumen...

«Veo madres de 12 y 13 años que están sacando a sus hijos adelante con una sonrisa». Estas chicas que ve la marquesa de Griñón están vinculadas a una fundación que no presenta cuentas desde 2017, a la que han denunciado por opacidad en la gestión de las donaciones y a la que han retirado la gestión de 87 menores tras inspecciones de Servicios Sociales y Fiscalía. Algunas de ellas son niñas violadas. Y esta pija de la muerte dice que son felices. ¿Una niña violada puede ser feliz? Si me apuran ¿una niña de 12 años puede ser feliz siendo madre? Por si era poco, enfrentaba esta situación con su vivencia personal al decir que algunas de sus amigas han abortado y no las ve más felices. ¡Como si las mujeres que abortan fueran felices por vivir un drama de esa magnitud! No se puede tener menos empatía, menos inteligencia y menos sentido de la realidad.

Y esto es lo que nos pasa por encumbrar a una señora porque le es infiel su novio o por ser hija de una señora famosa por su eficacia al buscar un próximo exmarido.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos