domingo, 16 mayo 2021
14:00
, última actualización
La Tostá

Tengan cuidado con ir a su bola

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
30 abr 2021 / 09:32 h - Actualizado: 30 abr 2021 / 09:36 h.
"La Tostá"
  • Tengan cuidado con ir a su bola

TAGS:

Lo que más me jode ahora mismo de España, mi país, al que quiero con sus defectos y virtudes desde que tengo uso de razón, es que tienes que ser de una ideología concreta sí o sí. Pero no vale que lo decidas tú, porque la sientas de verdad: hay gente por ahí, se supone que estudiada, que se dedica a decirte de qué ideología tienes que ser para que seas considerado un tío cojonudo, digno, y no un fascista de mierda. Ya no hay personas de derechas, como toda la vida, sino fascistas o franquistas. Pero lo guay es ser comunista, o sea, partidario del comunismo. Si te defines como comunista o socialista es que eres amigo de los pobres y defensor de la clase trabajadora. Amancio Ortega no es un trabajador sino un ricachón que explota a los trabajadores. Por eso dona millones de euros para que tengamos una sanidad mejor, porque le remorderá la conciencia.

Un trabajador es Pablo Iglesias, y de los que prosperan. Progresista, vamos. Es digno de encomio lo que está trabajando estos días contando fascistas. El tío los ve, tiene esa extraña facilidad, como otros tienen la de ver fantasmas o espárragos en la sierra. Viendo su éxito en los medios, ayer de mañana me fui a desayunar a un bar de La Puebla del Río, en la terraza, al aire libre, y me puse a ver transeúntes fascistas. No es fácil, ¿eh? Se camuflan muy bien. En cambio, a un comunista lo ves a un kilómetro, aunque algunos suelen ser habilidosos y hasta escurridizos. Ya vieron cómo Pablo Iglesias iba en coche oficial a un debate de la tele y faltando cien metros se cambió a un taxi para llegar como un líder obrero. El de Vallecas, siempre tan genuino y natural.

Si la derecha quiere frenar a la izquierda y la izquierda a la derecha, nos podría quedar un centro la mar de mono en Madrid, con Edmundo Bal, el candidato de Ciudadanos, que es de lo más decente de la política actual. Sería una pena que se quedara fuera, pero parece que será así. Eso le pasa por no hablar de fascistas y comunistas, que es lo que se lleva estos días. Va a su bola, y eso es un problema porque o te posicionas políticamente o lo hacen por ti.


Edictos en El Correo de Andalucía