Los medios y los días

¿Tienen algo a cambio de los empresarios?

Image
17 mar 2023 / 04:00 h - Actualizado: 17 mar 2023 / 04:00 h.
"Los medios y los días"
  • Rober Solsona / Europa Press.
    Rober Solsona / Europa Press.

Hace poco escribía en este mismo lugar sobre el liberalismo. Como otras ideologías y creencias, una cosa es la realidad y otra el deseo de ser positivos para la sociedad, de ser “buenos”. Por el momento, al humano no le ha ido bien con nada de lo que ha ideado: conservadurismo, liberalismo, cristianismo, protestantismo, budismo, socialdemocracia, socialismo, fascismo, nazismo, comunismo... Lo menos malo ha sido el liberalismo, ha supuesto muchos millones de muertos, pueblos y etnias destruidas, abusos de todas clases, pero también avances indudables. Y él es el que queda en pie, es decir, es el humano, con sus aciertos y sus miserias, en su versión liberal, el que queda en pie, aunque con equilibrio muy inestable, lo que por ahora demuestra que el humano es liberal por naturaleza, lleva mercadeando desde el neolítico, al menos. Óiganme los supuestos progresistas que ponen a parir a los grandes empresarios, como dicen en las películas de los liberales yanquis, ¿tienen una idea mejor?

Yo, personalmente, creí que la tenía: el comunismo. Pero a mediados de los años 80 comenzó algo que ya casi ningún joven sabe qué es: la perestroika de Gorbachov en la URSS. Llevo tres cursos en la universidad preguntando a mis alumnos por ella. Uno o dos han respondido correctamente. Y no hablemos si pregunto por la glasnost. A mediados de los 80 pensé que algo estaba pasando en el mundo. En 1989 tumbaron el Muro de Berlín. Más dudas, más motivos para pensar. En 1991 adiós a la URSS, empezaba otro orden mundial que sumar al de 1944 en Bretton Woods. El mercado había ganado la partida, el liberalismo había vencido. Han aparecido nuevas fases y retos, pero son consecuencia de la evolución del capitalismo, incluyendo a China que cuando vio las barbas de la URSS cortadas puso las suyas a remojar.

Eso es lo que hay, la Historia ha demostrado que, repito, hasta el momento, lo menos malo es el liberalismo, a mi pesar, porque yo creía en un homo economicus colectivo que hasta el momento no existe, existe el egoísmo, la Iglesia nunca quiso el egoísmo liberal, este mismo diario fue fundado por el Cardenal Spínola dentro de lo que la Iglesia llamó “la buena prensa” que se centraba sobre todo en combatir el materialismo liberal, causante de que irrumpiera el marxismo y el anarquismo.

Todo eso es historia ya, ahora tenemos a señores como Roig y Ortega en España y los dueños del mundo se llaman inversores que tienen en sus manos el poder tecnológico, el mediático, conexiones empresariales de todo tipo y hasta parte de la deuda pública de países democráticos. ¿Me puede alguien del “progresismo” decir cómo tiene pensado desmontar toda la estructura de poder que se ha venido formando desde el siglo XIX, sin ir más lejos, y por cuál otra sociedad desea sustituirla?

Cuando Echenique o Belarra braman contra el dinero que ganan los empresarios me dan grima aunque me divierten mucho porque creo ver en sus inconscientes el deseo de ser como los millonetis. Los dos citados no tienen ni media bofetada curricular, viven de la mamela pública y pretenden seguir así a base de criticar a los que empujan la sociedad sin ofrecer nada a cambio, sólo humo. ¿Por qué no bajáis a la arena, muchacho y muchacha, fundáis un par de multinacionales y les demostráis a los ricos cómo se hacen las cosas?


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos