viernes, 20 septiembre 2019
07:43
, última actualización
La Tostá

Un concurso medio muerto

Manuel Bohórquez @BohorquezCas /
08 sep 2019 / 10:43 h - Actualizado: 08 sep 2019 / 11:10 h.
  • Un concurso medio muerto

TAGS:

En el Concurso de Cante Jondo de Mairena del Alcor, celebrado el pasado viernes en la Casa Palacio, dejaron todos los premios desiertos. Salvo el de Manuel Mairena, que se lo habían dado de manera directa a El Purili. Si no hubo calidad, es lo que había que hacer. Pero si los finalistas no tenían calidad, ¿qué hacían en la final? Es un contrasentido, ¿no? No hay calidad, te vas a casa en la criba. El problema es que un jurado hace la criba y otro, el de la final, los manda a casa porque no tienen calidad para merecer premios que llevan los nombres de Antonio Mairena, Manuel Mairena y Calixto Sánchez, los tres artistas flamencos más importantes de este pueblo. Así que todo el esfuerzo no sirvió para nada, salvo para constatar una triste realidad: que este concurso, otrora de los mejores, es hoy un certamen medio muerto. Por tanto, alguien tendrá que poner cabeza e intentar sacarlo adelante. ¿Y cómo se hace eso? En primer lugar, organizándolo cada tres años y no anualmente, porque no hay tantos jóvenes que canten bien y los que lo hacen no van a Mairena del Alcor a que los echen para atrás, como hicieron con La Yiya. En algunos casos, unos jueces que no saben de la misa la mitad. Cuando vivía Antonio Mairena, es decir, de 1983 para atrás, el concurso tenía siempre un importante nivel. Es verdad que entonces había nuevos valores de calidad, como Camarón, Miguel Vargas, José el de la Tomasa o Calixto Sánchez. Recuerdo que a veces era mejor el concurso que el festival, porque algún año saltaba la liebre. En la actualidad no saltan ni conejos en la vega. El Concurso de Cante Jondo Antonio Mairena ya no da nada. Es decir, que si alguien va y gana alguno de sus premios, la verdad es que no pasa nada; se lleva un dinerito a casa, y punto. Y a lo mejor no sabe quiénes fueron Diego el de la Gloria o Juan Carmelo. O sea, este certamen no forma a los nuevos valores del cante, solo les da algo de dinero a los ganadores, cuando ganan. A lo mejor habría que darle la vuelta al certamen y hacerlo de otra manera. Pero no harán nada, seguirán con la fórmula de siempre, aburriendo a los aficionados y deteriorando la obra del maestro Mairena, que si regresara y fuera un año de estos a la Casa Palacio, los corría a bastonazos.


  • 1