martes, 11 agosto 2020
20:05
, última actualización

Un Corpus nuevo

Image
27 may 2018 / 14:23 h - Actualizado: 27 may 2018 / 14:24 h.
"La apostilla"

Nuestro diario publicó ayer las importantes novedades de una procesión del Corpus que este año, como tantas otras veces, pone el punto y seguido a las fiestas catedralicias de San Fernando, piadoso no-patrón de la ciudad pero siempre querido y reverenciado. En este nuevo Corpus, hay que alabar el esfuerzo del Cabildo Catedral para solemnizar el itinerario y convertir las dos grandes plazas casi umbilicadas por las que pasa la procesión (San Francisco y Salvador) en templos abiertos en los que honrar a Jesús Sacramentado con cantos, oraciones y preces por la Iglesia Universal en recuerdo de San Juan Pablo II, que hace veinticinco años se puso de rodillas ante la misma custodia de perlas y esmeraldas ante la cual bailarán los Seises en la octava las coplas de los mejores músicos de nuestro primer templo.

Un Corpus nuevo, también en el criterio del señor Arzobispo, que ha reflexionado una vez más sobre la extensión de un cortejo en el que, a priori, no debemos restringir el número de asistentes, pero en la que siempre decimos que hay que intervenir, añadiendo pasos de forma estable u ordinaria o limitando, como propone don Juan José, el número de hermanos que lo forman. En mi humilde opinión, darle la oportunidad a la pujante hermandad de San Hermenegildo a integrar a la fantástica talla de su titular, de raigambre montañesina, sería una acertada decisión, así como, ahora que ya ha sido elevado a los altares, colocar en primer lugar, delante de Santa Ángela, a San Manuel González García, cuyas andas podrían ser preparadas por la hermandad de la Alegría de San Bartolomé y otras que lo veneran especialmente.

No todas las felicitaciones deberíamos volcarlas en el brazo eclesiástico. La Delegación de Fiestas Mayores lleva a cabo este año una importante inversión costeando la seguridad privada que proteja los efímeros y costosísimos montajes de altares, en los que hermandades y entidades de diverso calado van a mostrarnos su historia, su patrimonio y su devoción por la Eucaristía. Lo que reclamaba a voces el exturboconsejero Andrés Martín por fin ha sido incluido en la lista de servicios públicos a mayor honra y gloria de esta fiesta del Corpus, que ya abarca seis días hasta el domingo en que se celebren las procesiones eucarísticas de los barrios, entre ellas la solemnísima de la Magdalena, el popular Corpus Chico de Triana y la cuidada y devota de San Isidoro. Un Corpus nuevo, un nuevo Corpus. Una nueva oportunidad para deleitarnos en ese barroco espíritu que hace de nuestra Sevilla un rincón en el que, sin que pase el tiempo, vamos escribiendo una historia secular a golpe de cera derramada, flores recién puestas y nubes de incienso elevándose hasta el cielo.


  • 1